La presidenta del comité de empresa de la empresa Valoriza, adjudicataria de la Limpieza del Hospital Virgen del Prado y de los centros de salud de la GAI de Talavera, Belén Rivera, ha denunciado en una carta abierta “los abusos laborales y la sobrexplotación” a la que están sometidas las 114 personas que integran la plantilla, casi todas mujeres.

En concreto, Rivera señala hay 24 personas de vacaciones, trece de baja por IT, y ocho personas que libran cada día de lunes a sábado por haber trabajado el domingo anterior. De estas 45 ausencias, solo se cubren once. Tampoco se ha cubierto una baja por jubilación.

La situación afecta en especial a la plantilla dedicada a la limpieza del hospital Virgen del Prado, que debía estar integrada por 73 personas y que apenas llega ahora a la mitad; “aunque no se puede decir que algunos centros de salud estén mucho mejor”

La presidenta del comité explica que la plantilla ha llegado al verano “agotada” tras dar “el 200%” durante el estado de alarma; pero advierte que “este verano no es como los otros” puesto que la carga de trabajo no se ha reducido sino al contrario: “El coronavirus sigue aquí. Hay menos ingresos, sí, pero hay que extremar la limpieza, y las desinfecciones han llegado para quedarse”.

Además, a diferencia de otros veranos, este año no se han reducido las consultas ni cerrado plantas y sin embargo se ha abierto una planta nueva para posibles casos de Covid, que requiere limpieza y desinfección a fondo y constantes.

A esto se suma que en el hospital Virgen del Prado “se están haciendo obras de remodelación y esto supone que hay trabajadoras que después de su jornada laboral, que termina a las 10 de la noche, continúan trabajando hasta las 12 para dejar todo recogido. Porque no hay contratación de personal para la limpieza de esas obras y tampoco de otras que están en proyecto.”

Rivera denuncia que, en medio de esta situación, los responsables de la empresa adjudicataria del servicio, Valoriza, “están desaparecidos”, y ni siquiera cogen el teléfono.

“Valoriza lleva casi tres años en prórroga forzosa. Para qué van a prestar atención a una contrata de la que llevan tres años yéndose”, lamenta la presidenta del comité de empresa.

“Pensábamos que al fin este año cambiaríamos de empresa y que con ello mejoraría la situación, pero la adjudicación fue impugnada y llevamos ya casi tres años de pliego vencido y con Valoriza pasando de todo.”

“La precariedad, el abuso laboral y la sobreexplotación deben terminar. Las carencias de personal tienen que ser cubiertas. Se nos están exigiendo sobreesfuerzos mucho más allá de lo admisible. Y veremos cómo haya un rebrote, desde luego en Limpieza no habrá plantilla suficiente. ¡Qué poco hemos aprendido!”, concluye Rivera