El ancestro salvaje original del cannabis parece estar extinto, pero las cepas que crecen en el noroeste de China son sus parientes vivos más cercanos, encontró el equipo. La datación genómica de alrededor de 12.000 años encaja bien con la evidencia arqueológica, incluida la cerámica con marcas de cordón de cáñamo que aparecen alrededor de esta época.

Más en NewsScientist.