El 27 de mayo es el Día de la Celiquía ocasión para recordar que el celiaquismo, es una condición que debe tenerse muy en cuenta y que se puede detectar precozmente si se visita al dentista para una exploración que descarte la enfermedad celíaca, antes de que se hagan evidentes los primeros síntomas en el sistema digestivo u otras partes del cuerpo. Ese diagnóstico precoz ayuda a reducir las posibilidades de que se desarrollen patologías más graves. Como se sabe, la misma afecta el esmalte de los dientes y a su desarrollo, provoca aftas de manera frecuente, favorece la aparición de caries y enfermedades de las encías, así como el conocido como “síndrome de la boca seca”.


El doctor Héctor J. Rodríguez Casanova, ex Patrono de la Fundación de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointgración y colaborador de Compromiso y Seguridad Dental, ha manifestado que “esta exploración tiene dos objetivos: el primero comprobar la salud bucal general de los pacientes y, en su caso, detectar la presencia de esta enfermedad. El segundo objetivo es prevenir los efectos de la celiaquía en la salud bucodental.

Es de crucial importancia tener en cuenta que además de afectar el esmalte y contribuir al mal desarrollo del mismo, decolora los dientes, esto se nota con la aparición de puntos marrones, amarillentos o blanquecinos. En cuanto al esmalte afectado, carece de un aspecto homogéneo y puede lucir translúcido. Además provoca retraso en el crecimiento de los dientes que además pueden crecer con asimetría. En el ámbito de la cavidad bucal, la enfermedad celiaca provoca aftas recurrentes, lesiones bucales que aparecen en los tejidos blandos de la cavidad oral, que desaparecen solas, pero suelen reaparecer y llegar a afectar la calidad de vida de la persona que las sufre.

También provoca el “síndrome de la boca seca” al alterar las glándulas salivares, disminuyendo la producción de saliva, lo que provoca sequedad bucal que puede dificultar el habla, la masticación o la deglución y provocar halitosis. Como la saliva es la encargada de regular la acumulación de bacterias en la boca y de contrarrestar sus efectos, un nivel inadecuado de saliva favorece la aparición de caries y enfermedades de las encías. La relación con la enfermedad periodontal tiene un nivel de evidencia bajo. Se ha observado que las personas diagnosticadas con enfermedad celiaca, acuden más al dentista, lo que puede ayudar en la prevención de las enfermedades periodontales.

Según el doctor Héctor J. Rodríguez Casanova, una vez detectada la enfermedad es necesaria una higiene bucodental diaria que facilite la correcta eliminación de la placa dental, “imprescindible para evitar la caries y la enfermedad de las encías”. Además de evitar los alimentos que contengan gluten, es importante reducir la ingesta de alimentos ácidos y azucarados, ya que facilitan la formación de erosión y caries y visitar más a menudo al dentista “la mejor cura -concluye- es la prevención, un diagnóstico precoz de afecciones como la caries o la gingivitis evitará que éstas dañen nuestros dientes o encías de forma grave o irreversible”.

La enfermedad celíaca es una afección del sistema inmunitario en la que las personas no pueden consumir gluten porque daña su intestino delgado. El gluten es una proteína presente en el trigo, cebada y centeno. También puede encontrarse en vitaminas, suplementos, productos para el cabello y la piel, pasta de dientes y bálsamos labiales. La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera diferente. Los síntomas pueden ocurrir en el sistema digestivo o en otras partes del cuerpo. Una persona puede tener diarrea y dolor abdominal, mientras que otra puede sentirse irritable o deprimida. La irritabilidad es uno de los síntomas más comunes en los niños. Algunas personas no tienen síntomas.

Compromiso y Seguridad Dental es una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es implantar un estándar de calidad en la atención y práctica médica de las clínicas dentales que asegure la calidad de la atención que reciben los pacientes y garantice sus derechos. Ha creado el decálogo de derechos del paciente, para guiar la actuación clínica y un certificado para ayudar en la elección de los pacientes.