En realidad el partido ya estaba ganado por el mero hecho de celebrarse, pero después de que la alcaldesa, Rosa Melchor, realizase el saque de honor, los Gigantes de la Mancha se propusieron redondear la jornada con una victoria contra pronóstico. Por desgracia para los novicios, los Arlequines de Miguelturra no venían de paseo y se tomaron muy en serio el partido.

Plantaron cara los locales a pesar de la superioridad técnica del rival. Les llevó tiempo a los Arlequines abrir el marcador, pero cuando lo hicieron, llegaron a la zona de marca varias veces en pocos minutos. Era de esperar que los Gigantes bajasen los brazos al recibir los primeros puntos en contra pero no ocurrió tal cosa. Bien liderados en defensa por su capitán, Víctor Blanco, el equipo alcazareño devolvía a los Arlequines a su propio campo y se atrevió a pisar la veintidós contraria en varias ocasiones.

Faltan muchas cosas por pulir y se notó en varios errores de principiantes, pese a ello los locales consiguieron posar el oval tras varias fases, con una buena rotura de la defensa por parte de Paco, uno de los Gigantes más experimentados y que se mostró duro en el contacto durante todo el partido. A esas alturas la remontada ya era una utopía, el ensayo y la transformación convertida por Víctor levantó, al menos, la moral y a pesar de que las diferencias aumentaban en el marcador, en el terreno de juego parecían reducirse.

La segunda parte empezó muy diferente. El rodaje de los visitantes, que han estado jugando la primera división andaluza esta temporada, se hizo notar y los Gigantes desfallecían por momentos. Una vez más la aparición, tanto en ataque como en defensa, de Víctor hacía resurgir a los suyos. El mismo Víctor lograba posar dos veces durante esta segunda parte, la primera después de una buena combinación con la línea de tres cuartos y la segunda por empuje y a la corta. Otra vez fue el capitán el encargado de las patadas a palos transformando las dos y cerrando el encuentro sin fallo al pie.

El partido terminó como se había esperado, con los Arlequines llevándose el gato al agua pero con los Gigantes dando la cara. El marcador 21 – 52 refleja la diferencia que existe entre los dos equipos pero los 21 puntos locales no son cosa baladí.

Por los Gigantes de la Mancha jugaron: Paco, Álvaro, Alfonso; Carlos, Nico; Raúl, Oli, Johnny;Juande, Javi; Mola, Víctor, Jaime, Ana, Luis. Y desde el banquillo: Eli, Azeddine, Diego, Dani y Rebe.

Por los Arlequines de Miguelturra jugaron: Isi, Alberto, Javi; Manu, Claus; Sergio, Josete, Chendo; Javichín, Diego; Carlos, Luisfer, Manu, Abel y Plaza. Y desde el banquillo: Ángel, Tomás, Miguel y Sergio.

El árbitro del encuentro fue Kiko, de la federación andaluza.

En el campo C del polideportivo de Alcázar de San Juan se dieron cita unos cien espectadores entre los que estuvieron la alcaldesa, Rosa Melchor, y el concejal de deportes, Javier Ortega.