Debido a la crisis sanitaria y económica provocada por la llegada del coronavirus, el sector turístico atraviesa su peor época, “El año en el que el turismo despareció”, dicen. Los contagios empezaron a aumentar, las agencias de viajes comenzaron a recibir un sin fin de llamadas de clientes solicitando información sobre la pandemia, riesgos de contagio en el destino que habían elegido y en resumen, causó el pánico sobre si iba a ser posible irse o no de vacaciones este año 2020. Finalmente y debido a la gravedad de la situación en distintos países de Europa, todos los planes vacacionales de los ciudadanos fueron cancelados o aplazados a la espera de recibir nuevas noticias.

A pesar de este contexto social y sanitario y gracias a todas las medidas de protección demandadas por los distintos Gobiernos a empresas y trabajadores, varios países de Europa comienzan a ofrecer ciertas garantías al sectormediante una reactivación turística que tendrá lugar como pronto a principios de Julio, con la apertura de fronteras entre Provincias.

El primer país que comenzó a activar su labor turística fue Austria. A día de hoy, el país ha vuelto a abrir sus tiendas y para mediados de mayo se espera la reapertura de los hoteles, cafeterías y restaurantes, siempre que todo continúe mejorando como hasta ahora. 

Portugal, en su caso, defiende que todas las medidas de seguridad que han tomado durante la pandemia han sido ejemplares y en consecuencia contempla que a principios de Junio la actividad turística se reanudará. 

La República Checa, demostró su buen hacer en la lucha contra el coronavirus. Gracias a las medidas que tomó el país, dando mascarillas a todos y a cada uno de los ciudadanos. Es por esto que su plan de reactivación del sector turístico finalizará la segunda semana del mes de junio. Lo último que abrirán serán los hoteles y grandes superficies como centros comerciales, parques o polideportivos.

España, después de una larga investigación – que aún continúa -, asegura que será un destino seguro, donde más del 35% de los españoles desean volver a viajar, sobretodo a aquellos destinos donde su protección esté garantizada. Un punto clave para tomar en cuenta en los viajes que se efectúen este verano será la principal preferencia del viajero: la seguridad de su salud. La reactivación turística de España se hará de forma gradual y habrá restricciones en cuanto a la ocupación de carreteras, así como hoteles o restaurantes. Para mayor seguridad se prestará especial atención en la desinfección de todas las instalaciones, se efectuarán con mayor frecuencia y de forma exhaustiva.

Cumpliendo con toda recomendación marcada por la OMT y OMS, apoyándonos en nuestras experimentadas agencias de viajes, y teniendo ganas de viajar, podremos disfrutar de unas vacaciones en nuestro país y juntos podremos levantar el turismo español tras la crisis del COVID-19.