Toda medida que adoptemos es poca para hacer frente al Covid-19. Además de lavarse muy bien las manos de forma habitual con jabón, es importante tomar otra serie de medidas que nos garanticen protegernos ante posibles infecciones. Una de las medidas más importantes es utilizar mascarillas cuando salgamos a la calle.

En este sentido, podemos encontrarnos diferentes tipos de mascarillas, desde las quirúrgicas hasta las denominadas FFP3 y que tienen una capacidad de filtrado del 98%. Lo más recomendable es hacer uso de estas últimas, pero dar con ellas en la actualidad es complicado. Más fácil resulta hacerse con alguna mascarilla quirúrgica, incluso hay localidades que las están repartiendo entre sus vecinos. Aunque no ofrecen tanta protección como las FFP2 o las FFP3, sí que nos pueden proteger en un momento puntual, eso sí, es importante que sepamos hacer un buen uso de ellas.

A continuación os dejamos una infografía donde podéis encontrar información sobre los diferentes tipos de mascarillas que existen.

Claves para hacer un buen uso de las mascarillas quirúrgicas 3

¿Cuántas veces podemos utilizar las mascarillas quirúrgicas?

Esta es una de las preguntas que muchos de vosotros os habréis hecho si utilizáis este tipo de mascarillas. Estas deben ser utilizadas por una única persona y preferiblemente una única vez, aunque se puede utilizar varias veces si son utilizadas en periodos de tiempo muy cortos. Una vez que haya sido utilizada, debería acabar en el cubo de la basura.

Cómo debe colocarse las mascarillas quirúrgicas

Estas máscaras deben cubrir la nariz, boca y barbilla y, una vez ajustadas, no deben tocarse con las manos. Antes de manipularlas, es recomendable lavarse bien las manos con agua y jabón. Una vez colocada, aseguraros de que queda bien sujeta para que no se mueva de su sitio. Para saber si está colocada correctamente, al respirar no deberíamos tener ningún tipo de molestias. En el caso de tener que tocarla, antes habría que lavarse bien las manos para no contaminarla.

Pasos para quitarse la mascarilla quirúrgica

A la hora de quitar la mascarilla, es muy importante seguir una serie de pasos para evitar contaminarla. Los pasos que los especialistas recomiendan serían los siguientes:

  1. Quitarse los guantes de protección, en el caso de que los estemos utilizando.
  2. Lavarse bien las manos con agua y jabón, o bien con gel hidroalcohólico, aunque es preferible siempre la primera opción, dejando la segunda para cuando estemos fuera de casa.
  3. Retirar la mascarilla con mucho cuidado de no tocar el frontal de la misma.
  4. Desecharla dentro de una bolsa de plástico y tirarla luego al cubo de la basura. Hay expertos que recomiendan hacer uso de una doble bolsa para mayor protección en caso de desgarro de la bolsa exterior. También se pueden desechar en los contenedores para desechos biológicos.
  5. El último paso, sería volver a lavarse bien las manos con agua y jabón o bien con gel hidroalcohólico.

Os dejamos un vídeo de Unión Medical donde se explica este proceso.

Cómo se puede reutilizar

Aunque hemos comentado que estas mascarillas son de un único uso, sí que se podría alargar su vida útil en el caso de que la sometamos a un tratamiento desinfectante adecuado. En este caso, podemos utilizar dos métodos diferentes:

  • Meter la mascarilla en el horno a 70º durante 30 minutos.
  • Calentarla al vapor sobre agua hirviendo durante 10 minutos.

Si que es importante que no se utilicen productos como el alcohol o el cloro para el proceso de desinfección, ya que estos podrían dañar las fibras, dejando el paso de las partículas nocivas. Tampoco es recomendable hacer uso del microondas para esta desinfección.

Cuánto tiempo se puede llevar puesta

Anteriormente hemos comentado que se trata de una mascarilla de un único uso, o bien de varios usos si es durante breves periodos de tiempo. Pero, ¿cuánto tiempo las podemos utilizar? Por cuestiones de comodidad e higiene, se recomienda no usar la mascarilla por un tiempo superior a cuatro horas, y en caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se aconseja sustituirla por otra nueva. Durante esas 4 horas, se puede utilizar varias veces siempre y cuando, a la hora de retirarla, lo hagamos siguiendo las explicaciones indicadas anteriormente. Una vez retiradas, es recomendable colgarla en algún sitio para ofrecer el menor contacto posible. Por último, hay que decir que no debemos colocarla en una posición de espera en la frente o debajo de la barbilla.

Así que ya sabéis, en el caso de que tengáis que utilizar mascarillas quirúrgicas, tened en cuenta estas claves que hemos compartido con vosotros para que hagáis un uso correcto de las mismas.