La diputada regional de Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, Úrsula López, lamentó que “hay toda una generación que nació en plena Guerra Civil, creció en una dictadura y a la que debemos el estado de paz y bienestar que hoy podemos disfrutar, y no hemos sabido proteger en esta región, un 77% de las muertes por coronavirus en Castilla-La Mancha son de personas que se encontraban en residencias”, ha sentenciado.

Ciudadanos recrimina que el 77% de los fallecidos por COVID-19 en CLM son personas que estaban en residencias 1

En su intervención la diputada de Ciudadanos preguntó al Gobierno autonómico y en concreto a la consejera de Bienestar Social, cómo es posible que se siga sin poder proteger a los mayores. López, advirtió “firmamos un pacto para protegernos a todos y a los mayores en especial y desde la capacidad de exigir que nos otorga el acuerdo, desde nuestra responsabilidad, les exigimos que actúen ya”.

Por eso, López recordó “¿dónde está el Plan de diagnóstico y auditoria de la situación y el refuerzo de los protocolos adecuándolos a las experiencias vividas con el COVID-19? ¿Dónde está la medicalización de las residencias, las redes de alerta para la coordinación entre los sistemas sociales y sanitarios y la elaboración de un Plan de seguimiento e inspección de todas las residencias?”.

A su vez, la diputada de Ciudadanos les recriminó “¿dónde están las normas de calidad UNE sobre gestión de servicios en las residencias de mayores? ¿Dónde está la obligatoriedad de formación especializada de todas las personas que trabajan en residencias de atención a mayores y personas con discapacidad, tanto de gestión pública como privada?”, les ha trasladado.

Propuestas “naranjas” para las residencias

La diputada anunció que desde Ciudadanos proponen “un Plan de Choque”, dirigido a todas las personas relacionadas con las residencias de mayores, no solo todas las personas afectadas o con clínica, sino también, muy especialmente, a las personas portadoras sin clínica que son el vector más numeroso y letal por su agresión y transmisión silenciosa sobre personas tan frágiles.

Un plan, concretó, “dirigido a profesionales de los centros de mayores” para aislar los portadores positivos sin clínica, residentes contagiados o con clínica por el COVID-19, residentes positivos asintomáticos, residentes negativos y personal en general.

Por último el Grupo Parlamentario Ciudadanos solicitó realizar PCRs inmediatas a todos los residentes de los centros, PCRs inmediatas a los profesionales, agrupar a los residentes positivos o con clínica COVID-19 en centros controlados por la Consejería de Sanidad, aislar en centros controlados a todos los residentes asintomáticos positivos, confinar por dos semanas a todos los trabajadores asintomáticos positivos, y establecer una periodicidad que permita detección precoz de brotes y así evitar la transmisión grupal.