El diputado de Ciudadanos en las Cortes regionales, David Muñoz Zapata, indicó que su Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados está trabajando en conseguir que los españoles tengan Presupuestos GE lo menos ideologizados, que no sean una amenaza económica, sin reparto de privilegios para los separatistas, y que no serían vistos con buenos ojos por la Unión Europea.

Ciudadanos propone pasar de unos presupuestos ideologizados a la moderación y la sensatez fiscal 1

Zapata remarcó que a Ciudadanos no le gusta nada el Gobierno que tiene hoy España, pero sostuvo,, “no hay otro remedio, es lo que tenemos”, y ha señalado, “la única política útil que baja al barro a negociar los presupuestos es la señora Arrimadas”.

El diputado de centro quiso explicar que Ciudadanos busca con estos Presupuestos, “que la ideología se cambie por el pragmatismo y que el mercado persa en el que se intercambian privilegios separatistas y nacionalistas se transformen en medidas para las familias de toda España”.

También señaló que su partido tiene como objetivo pasar “de una subida indiscriminada de impuestos que están en el acuerdo de coalición de PSOE-Podemos a la moderación y a la sensatez fiscal que ofrece Ciudadanos”, a lo que ha añadido, que tenemos que pasar además, “un reto muy importante que es aportar credibilidad a unas cuentas españolas que puedan servir para atraer a los fondos europeos”.

A su vez, Zapata advirtió que la formación naranja tiene muy claro que el debate sobre impuestos no es únicamente hablar de subidas y bajadas, también implica “reducir el fraude fiscal”, y por eso también, ha explicado, “una de las líneas naranjas para negociar los presupuestos es la aprobación de un Plan Contra el Fraude Fiscal, y lo veremos hecho una realidad gracias a Cs”, ha sentenciado.

Finalizando, Zapata ensalzó que su partido “no se va a instalar en la comodidad, nosotros vamos a negociar los PGE para evitar las amenazas económicas que supone Unidas Podemos para las cuentas públicas”, y ha remarcado “Ciudadanos va a trabajar para no asustar a las instituciones europeas, que tendrán que revisar estos presupuestos para enviarnos los fondos Next Generation”.