El Ayuntamiento de Ciudad Real ha aprobado la adaptación de la oferta del servicio de transporte urbano de viajeros a las nuevas demandas tras la aprobación del Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales.

El Ayuntamiento de Ciudad Real ha aprobado la adaptación de la oferta del servicio de transporte urbano de viajeros a las nuevas demandas tras la aprobación del Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales.

Con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19, se hace necesario realizar un nuevo ajuste en el transporte público urbano para equilibrar la oferta a la demanda actual, compaginando la protección de salud de los trabajadores, las necesidades de movilidad de la ciudadanía y la permanencia de los servicios afectados en el tiempo. Sólo en el día de ayer, hubo 200 viajeros menos que en la semana anterior.

Así, desde el día de hoy, la circulación de autobuses en las diferentes líneas queda de la siguiente manera:

  • Línea 1A: 2 vehículos por turno. Frecuencia: cada 20 minutos. Horario: de 7:00 a 22:50 h.
  • Línea 2: 3 vehículos por turno. Frecuencia: cada 25 minutos. Horario: de 7:10 a 23:30 h.
  • Línea 3: 2 vehículos por turno. Frecuencia: cada 30 minutos. Horario: de 7:00 a 22:00 h.
  • Línea 6: No sufre ninguna modificación de frecuencias ni horarios.

La Línea 2 realizará los desvíos necesarios para aproximar a los trabajadores de los Centros “Guadiana” y Residencia Asistida cuando haya demanda de trabajadores de los mismos que así lo manifiesten a los respectivos conductores, para lo cual se informará en el interior del autobús por parte de la empresa concesionaria.

Desde que el pasado 16 de marzo se dictara el Decreto 2020/2157, sobre medidas extraordinarias en materia de movilidad por parte del Ayuntamiento, el servicio de transporte urbano de viajeros ha experimentado un descenso en el número de sus usuarios cercano al 90%.

No obstante, el servicio se mantendrá con estas limitaciones, ya que está considerado como esencial para garantizar que la ciudadanía pueda acceder a sus puestos de trabajo si su actividad no ha sido restringida, y a los servicios de carácter básico permitidos durante el estado de alarma.