Cirujanos de la sección de Cirugía Hepatobiliar del Complejo Hospitalario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), han impartido un curso de Cirugía Laparoscópica Hepática a través del cual los alumnos han podido actualizar y ampliar sus conocimientos en esta técnica quirúrgica avanzada realizando prácticas en el quirófano del Animalario Experimental del Hospital Nacional de Parapléjicos.

Esta formación ha dotado a los alumnos de conocimiento teóricos y prácticos actualizados sobre dicha técnica quirúrgica mínimamente invasiva, y les ha permitido llevar a cabo intervenciones laparoscópicas de hígado y páncreas en el quirófano del Animalario Experimental del Hospital Nacional de Parapléjicos, un centro docente multidisciplinar a nivel quirúrgico que dispone de avanzados medios laparoscópicos para este tipo de cirugías experimentales.

Tal y como ha explicado el director del curso, el cirujano del Complejo Hospitalario de Toledo, David Martínez Cecilia, “la cirugía laparoscópica hepática requiere de una técnica refinada y una formación específica y extensa de calidad, aquí radica la importancia de este curso, ya que a través de él dotamos a cirujanos de otros centros de los conocimientos prácticos necesarios para llevar a cabo este tipo de cirugías tan complejas, al poder ver y realizar ‘in situ’ intervenciones con tecnología laparoscópica avanzada en el quirófano del Animalario Experimental del Hospital de Parapléjicos”.

Así pues, durante estas prácticas los alumnos han podido realizar cirugías de extirpación de tumores hepáticos y de la vía biliar en modelos animales experimentales, mediante diferentes técnicas y maniobras quirúrgicas que requieren un profundo conocimiento anatómico y un dominio de la tecnología quirúrgica más avanzada.

Las intervenciones de hígado y páncreas son de gran complejidad dada la localización de dichos órganos y las características de sus patologías. Este tipo de cirugías se realizaban anteriormente a través de grandes incisiones que se asocian a múltiples complicaciones y que, además, conllevan un alto riesgo de hemorragia intraoperatoria, entre otros problemas.

El programa de cirugía laparoscópica del hígado y la vía biliar se estableció en el Complejo Hospitalario de Toledo hace cuatro años y cada vez son más los pacientes que se benefician de las ventajas de esta técnica, con la que se consigue reducir el riesgo de complicaciones y obtener mejores resultados, con respecto a las cirugías abiertas.

Además, con esta técnica mínimamente invasiva se logra una mejor recuperación del paciente, reduciendo el dolor postoperatorio y los días de ingreso.

El curso, que se ha impartido a cirujanos hepáticos de Castilla-La Mancha y Madrid, ha contado también con la participación del responsable del Animalario Experimental del Hospital de Parapléjicos, Enrique Páramo y con el cirujano de la Unidad de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplante Hepático del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, el doctor Rubén Ciria Bru.