Toledo, 2 de junio de 2017.- Cerca de 80.000 jóvenes han participado en las charlas informativas que desde el año 2005 se vienen impartiendo en los institutos de Educación Secundaria de Castilla-La Mancha con el fin de informar a la población, especialmente a la más joven, sobre la donación de órganos y su importancia para mejorar la supervivencia y calidad de vida de muchas personas.
 
Gracias a esta iniciativa, promovida por la Unidad Autonómica de Coordinación de Trasplantes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, en colaboración con la Consejería de Educación y Cultura, se han llevado a cabo más de 3.700 charlas, 300 de ellas en los dos últimos cursos escolares. En las que se han impartido este año han colaborado 21 profesionales médicos y de enfermería relacionados con las unidades de coordinación de trasplantes que existen en los hospitales de la región.
 
El objetivo de estas charlas es despertar el interés de la población y, fundamentalmente, de los adolescentes, sobre la donación, aumentar la confianza en todo el proceso de donación y trasplante, así como trasladar el debate sobre este tema al ámbito familiar a través de los jóvenes.
 
En estas charlas, los profesionales sanitarios informan a los alumnos del trabajo que realizan y cómo lo hacen, proyectan un video sobre la donación y ofrecen algunos datos sobre la importancia de este gesto altruista. Las clases se desarrollan de forma interactiva y con la participación de los alumnos que plantean sus dudas y preguntas al respecto. Al final de la charla se entrega a los alumnos una encuesta y un tríptico con información sobre la donación y trasplantes.
 
Del resultado de estas encuestas se desprende que cerca de 73 por ciento de los chicos aseguran que la información que tienen sobre la donación y trasplante la han obtenido en la televisión o en el colegio. Además, casi un 78 por ciento considera importante el trasplante porque aumenta la calidad de vida y más de un 60 por ciento vería muy bien que un familiar suyo fuera donante.
 
Por otra parte, el 45 por ciento dicen haber comentado con sus familiares y amigos el tema de la donación de órganos y tejidos, aunque más del 68 por ciento dice que no ha manifestado a su entorno más cercano su deseo de ser o no donante.
 
Castilla-La Mancha logró superar el año pasado la barrera de los 40 donantes por millón de población, en concreto alcanzó 40,2, un máximo histórico en Castilla-La Mancha, con un incremento superior a cuatro puntos con respecto a los datos del año anterior. Nuestra comunidad autónoma registró a lo largo del pasado año un total de 82 donaciones de órganos, la cifra más alta lograda en la región desde que se contabilizan estos datos.
 
Otro objetivo alcanzado durante el año pasado fue la disminución de las negativas familiares, situándose en mínimos históricos y, por primera vez, por debajo de la media española: un 14,4 por ciento en Castilla-La Mancha frente al 15,6 por ciento del conjunto del país. Al cierre del año pasado, las negativas familiares estaban casi 40 puntos por debajo que hace dieciséis años y cuatro puntos menos de la que se registró en 2015 (18,1 por ciento).
 
Según la Unidad Autonómica de Coordinación de Trasplantes, tras analizar las negativas familiares se llega a la conclusión de que lo determinante a la hora de tomar la decisión de la donación es el desconocimiento previo sobre el tema y no haber abordado este asunto en el ámbito familiar, con los amigos o en el trabajo. De ahí la importancia de este tipo de charlas ya que favorecen el debate en el entorno social de los jóvenes.

También te puede interesar:  El Gobierno de Castilla-La Mancha convoca la decimotercera edición del concurso escolar sobre consumo responsable ‘Consumópolis’