Cerca de 3.000 usuarios de Castilla-La Mancha han utilizado ya el servicio ‘Pide y Recoge’, un servicio extraordinario de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha para la solicitud telemática de préstamo de fondos documentales y la recogida presencial en las bibliotecas mediante cita previa, como ha señalado la viceconsejera de Cultura y Deportes, Ana Muñoz.

Este servicio se implantó en las cinco bibliotecas públicas de la región el pasado 9 de junio y ha comenzado a ser implantado en algunas bibliotecas públicas municipales desde este mes de noviembre.

En concreto, hasta la fecha han hecho uso de este servicio un total de 792 usuarios de la Biblioteca Pública de Albacete; 779 de la Biblioteca Pública de Ciudad Real; 255 de la Biblioteca Pública de Cuenca; 463 en la Biblioteca Pública de Guadalajara y 628 en la Biblioteca Pública de Castilla-La Mancha ubicada en Toledo.

A éstas, hay que sumar los pedidos realizados en la red de bibliotecas públicas municipales de Cuenca y la red de bibliotecas públicas de Talavera de la Reina, que engloban siete bibliotecas más.

El objetivo de esta medida, ha añadido la viceconsejera, es el de mantener la oferta de servicios a través de la red de bibliotecas públicas, a pesar de las circunstancias especiales que hay en la región provocadas por la crisis sanitaria que ha producido la COVID-19.

En concreto, cualquier usuario puede solicitar, a través de este servicio, hasta cinco documentos que podrán ser recogidos en la biblioteca correspondiente tras la confirmación de disponibilidad.