Los profesionales de Enfermería del Centro de Salud de Santa Bárbara en Toledo, en colaboración con alumnos de 4º Grado de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia, han organizado una marcha saludable que tiene como uno de sus objetivos estimular entre la población en general y, especialmente, entre los mayores, la práctica habitual de la actividad física como mejora de su calidad de vida y autonomía.

‘La idea es transmitir los beneficios del ejercicio físico adaptado a las distintas condiciones de cada uno y cada edad, haciendo ver lo fácil, saludable y hasta divertido que puede llegar a ser esta rutina’, ha indicado Ana Manzaneque, enfermera del Centro de Salud de Santa Bárbara.

Cerca de 60 personas han participado en esta actividad que ha comenzado con una charla informativa donde se han dado algunas nociones sobre las razones para realizar actividad física, cuánto, cómo y sus beneficios. La marcha se ha iniciado con ejercicios de calentamiento y la entrega de una botella de agua, para continuar el recorrido durante un periodo aproximado de 40 minutos. Una vez finalizado, se ha procedido a la realización de estiramientos y se ha entregado una pieza de fruta, gracias a la donación de una de las fruterías del barrio.

Como complemento a esta actividad los profesionales de Enfermería han entregado a los participantes documentación con ejercicios específicos y se les ha explicado cómo hacerlos correctamente. “Los enfermeros y enfermeras del centro de salud venimos recomendando estos hábitos saludables en nuestra consulta; con esta iniciativa de grupo hoy hemos querido ponerlo en práctica con ellos”, ha resaltado Ana Manzaneque.

Uno de los factores de riesgo a tener en cuenta en las personas mayores es el sedentarismo. Precisamente, este tipo de iniciativas trata de fomentar el ejercicio físico diario para personas que llevan una vida sedentaria, tanto sanas como con determinadas enfermedades crónicas, ayudándoles de esta forma a alcanzar un mayor nivel de salud y bienestar.

Algunos de los beneficios más importantes estarían relacionados con la mejora de la salud cardiovascular, ayudando a controlar patologías como la hipertensión arterial, la diabetes, hiperlipemias y obesidad, por ejemplo; también a frenar el desarrollo de la osteoporosis, la reducción de caídas, la prevención de cánceres como el de colon y mama; además de mejorar el estado de ánimo, los niveles de socialización, la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio en personas mayores.

En términos generales, se recomienda caminar un mínimo de 30 minutos, cinco días a la semana, y seguir una tabla de ejercicios con una frecuencia de dos o tres veces en semana para trabajar la flexibilidad, equilibrio y fuerza.

Fomento de hábitos saludables

En los últimos años los profesionales del centro de salud de Santa Bárbara llevan desarrollando diversas actividades grupales para el fomento de hábitos saludables entre la población de este barrio toledano, como charlas y talleres de diversos temas a población mayor relacionados con la estimulación de la memoria, enseñanza a cuidadores de inmovilizados, deshabituación tabáquica, diabetes y alimentación, entre otros.

‘”Creemos que la educación en salud es básica para prevenir futuras dolencias y, además, hace partícipe a las personas en su cuidado y bienestar’, ha asegurado Ana Manzaneque.

A esto se suma la formación y nociones básicas que estos profesionales del centro de salud de Santa Bárbara vienen dando a los profesores de instituto sobre primeros auxilios y su participación periódica en la revista de la Asociación de Vecinos de Santa Bárbara hablando de temas variados como puede ser la autoexploración mamaria, la diferencia entre una gripe y un resfriado o el cribado del cáncer de colon.