Castilla-La Mancha ha solicitado nuevos recursos para ayudas a vivienda destinadas, o bien, a paliar las consecuencias negativas del COVID-19, o bien, a otras líneas del plan de vivienda como puede ser las de rehabilitación.

Una propuesta que ha hecho el consejero de Fomento, Nacho Hernando, en el marco de la reunión de la Sectorial de Vivienda en la que ha participado el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura, y los responsables autonómicos del ramo.

Hernando ha planteado esta medida “para que aquellas familias que se quedan en el umbral de los requisitos solicitados para ser beneficiarios de las línea de ayudas que se han puesto en marcha para paliar los efectos negativos del COVID-19 puedan acceder a nuevas prestaciones”; o en el caso de otras líneas del Plan de Vivienda como puede ser la rehabilitación, “para impulsar la reactivación económica de un sector, como el de la construcción, que está compuesto mayoritariamente en Castilla-La Mancha por pequeñas y medianas empresas, que está sufriendo especialmente las consecuencias económicas que está dejando el COVID-19 y que es fundamental para el tejido productivo regional”.

Además, el consejero de Fomento ha coincido con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en destinar un ocho por ciento del Fondo Europeo de Reconstrucción post-COVID-19 también al sector de la construcción “ya que además es un generador de empleo en la región, como demuestran los datos de empleo del pasado mes de mayo en Castilla-La Mancha donde el paro ha bajado de manera más pronunciada en el sector de la construcción, que se ha situado a la cabeza del descenso del desempleo en Castilla-La Mancha con 2.635 personas menos, lo que supone un 14,63 por ciento menos, más del doble de la media nacional, que ha experimentado un descenso del 6,89 por ciento”.