Un total de 1.109 ganaderos de Castilla-La Mancha han recibido en sus cuentas el ingreso de más de 5 millones de euros correspondientes a las ayudas acopladas de vacuno de cebo de la PAC, orientadas a la producción. Una cuantía que gracias a la buena gestión del Ejecutivo de Castilla-La Mancha llegan con un mes de antelación respecto al año pasado, para aportar liquidez al sector ganadero que es el primero de se vio perjudicado por la crisis sanitaria de la COVID19, tras el cierre del canal HORECA (Hostelería, Restauración y Cafeterías).

De esta inversión, la delegada provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Amparo Bremard, ha informado que, en la provincia de Ciudad Real, se verán beneficiados 285 ganaderos con un importe de 1.051.594 euros.

Con este último abono, en nuestra región se han superado ya, en lo que llevamos de campaña de la PAC, los 600,7 millones de euros de ayudas inyectadas a la agricultura y ganadería castellanomanchega “de los cuales 165,5 millones de euros han llegado a las cuentas de los 27.548 agricultores y ganaderos de la provincia de Ciudad Real, entre ayudas acopladas y desacopladas”.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, ya explicó esta semana el esfuerzo “titánico” que se está realizando desde la administración para que los ganaderos “tengan liquidez cuanto antes”. Y es que, al pago del pasado viernes, se le sumará también esta semana, el de bienestar animal, con otros 2,2 millones de euros para 738 beneficiarios de ganadería extensiva de ovino y caprino, siendo estos los que cada día, recordó el consejero, demuestran “su compromiso con el territorio y el paisaje de la región”.

Otros 3,2 millones de ayudas directas

Además, tal y como se comprometió el propio consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ya se ha publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la orden de ayudas de ovino y caprino “en plazo”.

CCOO-Toledo quiere subidas salariales mínimas del 2% en 2020 y ningún convenio por debajo de 14.000 euros CCOO-Toledo quiere para 2020 subidas salariales mínimas del 2% y ningún salario de convenio por debajo de los 14.000 euros. Así lo expresó la secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de CCOO-Toledo, Nuria Garrido, en la rueda de prensa ofrecida junto a la responsable de Organización, Mayte García Cabañas, para hablar acerca de los retos del sindicato en 2020 y de los objetivos en materia de negociación colectiva. “En el 2019, el incremento salarial medio pactado en la negociación colectiva fue del 1,91%, muy cerca del 2% establecido en el AENC. Este año nos toca renovar cuatro convenios que perdieron vigencia el pasado 31 de diciembre, los de Vinícolas (1.200 personas afectadas), Campo (9.000), Comercio alimentación (7.500) y Aceites (1.000); a los que hay que añadir dos más que, por diferentes motivos, llevan años estancados (Madera y Panaderías). “Seguiremos insistiendo en la subida de los salarios, por justicia social y porque es esencial para impulsar la economía y la creación de empleo, que es lo que ha hecho el SMI a pesar de los despidos que auguraba la patronal. Y es que garantizar el poder adquisitivo de los salarios es la única manera de que crezca el consumo, se reactive la economía y se cree empleo” “En todos los casos vamos a exigir subidas mínimas del 2%; y mayores en los casos de los sueldos más bajos porque no puede haber ningún salario de convenio por debajo de los 14.000 euros”, explicó Garrido, que recalcó que “vamos a poner todo el empeño en aprovechar la negociación colectiva para subir los salarios más bajos, para acabar con la precariedad y la pobreza laboral. Y allí donde haya subcontratación, temporalidad, parcialidad, abuso de ETTs y economía sumergida, habrá sindicalismo a la ofensiva” “Las mujeres y los jóvenes suelen tener una mayor presencia en los empleos peor remunerados. Por tanto, el compromiso de CCOO se dirige en particular a mejorar la situación salarial de estos colectivos. Las personas jóvenes asumen la precariedad y los bajos salarios como un peaje obligatorio para entrar en el mercado laboral. Y las mujeres, según ponen de manifiesto todos los datos, siguen sufriendo la brecha salarial en todos los tramos de edad y en todos los sectores.” “Poner fin a estas situaciones son los retos fundamentales que tiene CCOO. Mediante la Negociación colectiva y mediante la acción sindical; mediante la exigencia de Planes de Igualdad”, subrayó Garrido. Planes de Igualdad en las empresas Al respecto, Mayte García Cabañas recordó que el RDL 6/2019, de Medidas urgentes para garantizar la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, obliga a negociar planes de igualdad antes del 7 de marzo a las empresas con más de 150 personas en plantilla. “En la provincia de Toledo hay aproximadamente 60 empresas en este tramo, y otras 60 de más de 100 que son las próximas que tendrán que negociarlo, sin olvidar que los Ayuntamientos también tienen la obligación de negociar los planes de igualdad.” Para lograr estos objetivos, “CCOO-Toledo cuenta con 16.000 personas afiliadas y con con más de 1.200 delegados y delegadas sindicales -el 44% de todos los representantes de los trabajadores elegidos en la provincia.” “Este sindicato es desde sus inicios pionero en la lucha por la igualdad y nuestro objetivo prioritario es generar entornos laborales igualitarios y que los planes de igualdad que se implanten en las empresas cumplan con el fin para el que han sido negociados. Nuestros delegados y delegadas cuentan con las herramientas necesarias para negociar los planes de igualdad y alcanzar ese fin: eliminar la discriminación por razón de sexo.” “Plantearemos también en las mesas de negociación la elaboración de protocolos contra el acoso sexual y contra el acoso por razón de género, negociaremos todas las medidas necesarias dirigidas a erradicar las desigualdades, discriminaciones y brechas que sufrimos las mujeres”, señaló García Cabañas. “Por otro lado, en las plataformas de los convenios hemos incluido clausulas LGTBI, que ya se incorporaron en 2019 al nuevo convenio del Gesmat y que queremos extender. No podemos permitir que los discursos de ciertos partidos políticos instalen armarios en las empresas”, indicó por su parte Garrido. Gobernar la digitalización “Otro reto del mundo del trabajo es la digitalización y sus efectos. Hay que cogobernar la digitalización desde las mesas de negociación colectiva y de diálogo social”, añadió Nuria Garrido. “Las nuevas tecnologías no sólo tienen que favorecer la mejora de la competitividad de las empresas, sino que también tiene que revertir en mejorar las condiciones laborales de las personas trabajadoras. La digitalización no tiene por qué conllevar despidos; muy bien puede traducirse en reducciones de jornada -que no de salarios.” Siniestralidad laboral: más prevención y más inspección Garrido también recordó “el reto sindical permanente que es acabar con la siniestralidad laboral. Es lamentable que las personas trabajadoras vayamos al trabajo a ganarnos la vida y la perdamos.” “Os recuerdo que, en 2019, a falta de los datos del último trimestre, se registraron en Toledo diez muertes en el trabajo. Y salvo dos infartos, en todas las demás hubo faltas de medidas de seguridad, así lo confirma la inspección de trabajo. Es decir, son accidentes que se podrían haber evitado si se cumplieran las leyes.” Por eso, Garrido también solicitó “más recursos, más inspectores de trabajo y más técnicos de prevención a la Junta. En la provincia de Toledo tan sólo hay nueve inspectores, más tres subinspectores especializados en seguridad y salud; y siete técnicos de prevención en la Junta. En la mayoría de los casos, sólo pueden actuar cuando ya se ha producido el accidente. Por ello solicitamos más efectivos, para prevenir.” El nuevo Gobierno Por último, las responsables de CCOO-Toledo saludaron la formación del nuevo Gobierno de España y valoraron el acuerdo programático suscrito por los dos partidos que lo integran, PSOE e IU, que pone sus mayores acentos en “la reversión de los recortes de derechos laborales y sociales” “Pedimos al nuevo Gobierno que trabaje para reducir la desigualdad y la precariedad”, para lo que “las medidas prioritarias son la derogación de los aspectos más perniciosos de la reforma laboral -regulación de la subcontratación; restablecimiento de la prevalencia del convenio de sector sobre el de empresa; restablecimiento de la ultraactividad; eliminación del ‘despido por enfermar’…-; la reforma de las pensiones; la subida del salario mínimo y una reforma fiscal más justa y equitativa.” “Por nuestra parte, trabajaremos con estos mismos objetivos desde las mesas de negociación y diálogo, y también desde la reivindicación y la acción sindical”

Se trata de un total de 3,2 millones de euros de ayudas directas para las explotaciones ganaderas de ovino y caprino de la región que han sufrido dificultades de comercialización de sus animales desde el inicio de la pandemia, donde el Gobierno regional ha realizado otro esfuerzo para igualar al menos, la parte correspondiente de las ayudas nacionales anunciadas por el Ministerio, complementando las mismas, para llegar así a 3.600 perceptores que se beneficiarán de las mismas.

Castilla La-Mancha es la tercera comunidad autónoma de España con mayor censo en ganado ovino y la segunda en ganado caprino. La ganadería ovina y caprina tiene la consideración de sector estratégico para nuestra comunidad autónoma desde todos los ámbitos, tanto desde el punto económico como social y medioambiental, y se caracteriza por una serie de particularidades que la diferencian de otros sectores ganaderos. Es por ello que la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha apostado por complementar la ayuda nacional con fondos propios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, dada la importancia de este sector en nuestra región y así ayudar a un sector fundamental y disminuir las consecuencias negativas en las explotaciones de ovino y caprino por la COVID19.

Los beneficiarios no tendrán que hacer trámites excepcionales. Esta ayuda se anticipará a partir del 16 de octubre, el primer día para poder realizar los pagos de la PAC.