Desde el inicio de la crisis sanitaria derivada del coronavirus, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha distribuido más de 30 millones de artículos de protección para los profesionales que desempeñan su labor en los centros del servicio regional de salud.

Tal y como se viene realizando desde que dio comienzo la pandemia, esta semana se ha vuelto a repartir entre las diferentes gerencias periféricas cerca de medio millón de artículos, entre ellos un total de 479.800 mascarillas de distintos niveles de protección y 5.720 batas de aislamiento impermeables reutilizables.

Además, se han repartido más de 6.000 test de detección rápida del coronavirus que están siendo utilizados, entre otras cosas, para la realización de las pruebas que está llevando a cabo el SESCAM entre los profesores y el personal no docente de Castilla-La Mancha.

Asimismo, se han distribuido un total de 17.980 hisopos con y sin inactivador, así como 2.800 lancetas de seguridad.