Nada menos que 458.000 recetas interoperables a ciudadanos de otras comunidades ha dispensado Castilla-La Mancha desde que se incorporó al proyecto en julio del 2017. En este proyecto participan ya el conjunto de comunidades del país y se incorporó a mediados del mes de marzo pasado, la Comunidad de Madrid.

Castilla-La Mancha ha dispensado cerca de 458.000 recetas interoperables a ciudadanos de otras comunidades autónomas 1

El servicio de recetas interoperables, que tiene como objetivo beneficiar a los pacientes porque gracias a este, pueden moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de dónde le hayan extendido la receta y sin necesidad alguna de presentar la receta en papel.

Este sistema de receta interoperable además de beneficiar a los pacientes permite que se reduzca la carga administrativa de los profesionales de Atención Primaria. Esto debido a que no deben dedicar tiempo destinado a la consulta para prescribir recetas, y pueden optimizar sus agendas y ofrecer una atención más completa a los pacientes.

Tal como se ha informado, son los ciudadanos de la Comunidad Valenciana los más beneficiados con más de 234.101 recetas dispensadas, más del cincuenta por ciento del total. En segundo lugar se encuentran los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, que se incorporaron hace poco más de dos meses, ya han retirado cerca de 58.000 recetas en farmacias castellano-manchegas.

En tercer lugar se sitúa Cataluña, con más de 43.300; Extremadura, con 20.177 recetas dispensadas, Andalucía, con casi 20.000 y Aragón, con poco más de 15.000. En cuanto a las oficinas de farmacia han sido las de la Provincia de Cuenca las que más dispensaciones realizaron desde julio de 2017 en Castilla-La Mancha, con un total de 153.470, casi el 34 por ciento; seguidas por las de Albacete, con 108.226; Toledo, con 84.903; Ciudad Real, con 63.706 y, por último, Guadalajara, con 47.769 dispensaciones.

Este proyecto de receta interoperable ha sido puesto en marcha por el SESCAM la colaboración de las oficinas de farmacia de la región y bajo la coordinación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Para ello, las oficinas de farmacia disponen de un lector de bandas magnéticas capaz de extraer el Código de Identificación del Paciente, con independencia de cuál sea la comunidad autónoma emisora de la tarjeta sanitaria individual del paciente.

Una vez ha sido identificado el paciente de forma correcta, el aplicativo proporciona a través del nodo central del Ministerio el listado de medicamentos autorizados en Comunidad Autónoma de origen, del mismo modo que se viene trabajando habitualmente con los ciudadanos de Castilla-La Mancha, dispensando la medicación que requiera el paciente y con la misma aportación que si estuviese en su comunidad de origen.