Actualmente hay depositados en la Caja General de Depósitos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha más de 76 millones de euros que avalan la posible instalación de 7.600 megawatios de potencia adicional a los 8.192 megawatios ya existentes en la región. Así lo ha indicado hoy la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en el marco de la visita del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, a la subestación eléctrica de Bolarque, en Almonacid de Zorita, en Guadalajara.

En este contexto, la titular de Economía, que ha avanzado que “somos la primera comunidad autónoma del país en capacidad de evacuación”, ha explicado que de los 7.600 megawatios avalados ya hay en tramitación 76 expedientes que suman 1.830 megawatios. Una decena de esos expedientes pertenecen a la provincia de  Guadalajara.

La producción de energía eléctrica procedente de renovables en el territorio regional está 20 puntos por encima de la que se produce a nivel nacional. “Nuestra Comunidad Autónoma es la primera del país en potencia fotovoltaica instalada y la segunda en energía eólica y en solar térmica”, ha indicado la consejera, que ha recordado que el objetivo del Gobierno regional es, no solo mantener esa posición, sino mejorar progresivamente para contar con un ‘mix energético’ con mayor peso de energías renovables y un sistema de distribución eléctrica cada vez más eficiente.

A este respecto, ha recordado que el Gobierno regional acordó el martes día 10 de abril, en Consejo de Gobierno, el impulso preferente y la tramitación urgente de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables para maximizar el objetivo de potencia instalada en Castilla-La Mancha a 2020.

Este acuerdo podría suponer, el desarrollo en la región de proyectos de 3.380 megawatios de potencia en energía fotovoltaica, eólica, biomasa e hidráulica. Con ello el Gobierno hace una apuesta decidida por agilizar trámites, atraer inversiones y seguir siendo una región puntera en cuanto a la generación de energía renovable.

Subestación de Bolarque

Los arreglos en la subestación eléctrica de Bolarque conllevan la modernización de uno de los nudos de reparto de energía (subestación de reparto) con mayor impacto en el suministro eléctrico de las provincias de Guadalajara y Cuenca.

Bolarque

En el pie de la sierra de Altomira, el punto donde el Tajo recibe las aguas del Guadiela, se encuentra el poblado y el Salto de Bolarque, al sur-oeste de la zona de la Alcarria.  La confluencia de los ríos Tajo y Guadiela en la Hoya de Bolarque, poseía y posee las condiciones naturales idóneas para la agricultura y su aprovechamiento hidráulico: un desnivel considerable y suficiente caudal de agua para los regadíos.

Existen y se conservan los restos arqueológicos de este aprovechamiento hidráulico ya de antes del siglo XX. Pero fue en el siglo XII cuando se instaló el primer molino que aprovechó  la fuerza del agua y que acabaría convirtiéndose en el molino más grande de la provincia de Guadalajara, los restos del cual todavía se pueden contemplar en un tranquilo paseo por Bolarque.

Todas estas características hicieron de esta zona el lugar idóneo para la construcción, a principios del siglo XX, del Salto de Bolarque con la finalidad de iluminar la ciudad de Madrid.

Bolarque es una de las centrales hidráulicas más antiguas de España ubicada en uno de los parajes más bellos de nuestra geografía. Con una fuerte relevancia histórica, fue inaugurada por el Rey Alfonso XIII en 1910, no ha hecho más que crecer hasta convertirse en un claro ejemplo mundial de aprovechamiento de energía renovable y en una de las centrales hidroeléctricas más eficientes de Europa.

Actualmente el salto de Bolarque está formado por tres centrales hidroeléctricas en activo, pero además se conserva en perfecto estado la central primitiva, sede actual del Museo.