El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado hoy que en la región hay 500 empresas más que antes de la pandemia de la Covid-19. El jefe del Ejecutivo autonómico hacía estas declaraciones en el marco de los reconocimientos empresariales que la Federación de Empresarios de Ciudad Real, Fecir, hace anualmente a este colectivo. “Ese dato indica que ustedes han resistido y lo han hecho muy bien”, ha apuntado.

Las primeras palabras del presidente, en este evento, han sido de recuerdo para Jesús Emilio Navarro y de apoyo a sus familiares presentes en la sala. El legado de este empresario, fundador de Fecir, ha servido a Emiliano García-Page para destacar la valía del colectivo de pequeñas y medianas empresas de la provincia de Ciudad Real, así como de los autónomos, y reconocer el mérito de todos los galardonados.

En este sentido ha advertido que “se trata de una provincia determinante para Castilla-La Mancha porque como le vaya mal a Ciudad Real es imposible que le vaya bien a la región”. Así mismo, ha considerado el importante desarrollo que va a experimentar esta autonomía cuya previsión de crecimiento es de contar con 100.000 habitantes más en el plazo de tres años.

Lejos de cualquier “optimismo patológico”, el presidente de Castilla-La Mancha ha tenido palabras de aliento para los empresarios asistentes a la gala al apuntar que, en principio, este Gobierno no tiene entre sus consideraciones llevar a cabo ningún tipo de cierre en el sector hostelero, “a no ser que se imponga”, ha matizado.

“Necesito mucha gente que tenga la moral alta como ustedes, porque ustedes fabrican riqueza y la riqueza solo se puede repartir cuando se genera”, ha aseverado.

García-Page considera que las cosas van bien y ha comparado la situación que se vivía hace unos años “cuando se despedía a los sanitarios” frente a la actual en la que, “tengo que pegarme con otros presidentes autonómicos para traérmelos aquí”. En la misma línea ha enfrentado el momento en el que Europa demandaba dinero a España en comparación a la actualidad “que nos ponen 140.000 millones de euros sobre la mesa y que debemos gestionar bien”, ha apuntado.

En este contexto el jefe del Ejecutivo regional ha recordado que este año se cumple el 40 aniversario del Estatuto de Castilla-La Mancha y “somos españoles como lo éramos sin autonomía, pero ahora podemos decidir lo que nos beneficia y lo que nos perjudica y no queremos ser más que nadie, pero tampoco admitimos ser menos”, ha concluido.