El jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, ha anunciado, esta tarde, “el reforzamiento de los mecanismos de cooperación y coordinación” con la Comunidad de Madrid y Castilla y León en el contexto de la lucha contra la expansión del coronavirus. A este respecto, García-Page ha avanzado “la creación de un grupo de trabajo para homogeneizar la normativa en el ámbito epidemiológico y sanitario”, así como llevar a cabo “estudios compartidos de la implantación del virus y de su influencia en las áreas de confluencia” de las tres autonomías, entre otras iniciativas.

Así lo ha señalado el presidente regional, en la sede de la Presidencia del Gobierno madrileño, en la Real Casa de Correos de la capital de España, tras mantener una reunión con sus homólogos de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. En este marco, García-Page ha considerado que “lo que estamos haciendo, ya no simplemente es conveniente, es inevitable e imprescindible”, ha sentenciado.

Asimismo, el presidente castellano-manchego ha valorado esta cooperación interregional como “esencial, más allá del ruido y la retórica”, y ha considerado la importancia de que “nos brindemos a colaborar y que pidamos la intensificación de la coordinación en la Conferencia Territorial de consejeros de Sanidad”, de la que ha resaltado que “ha funcionado razonablemente bien con el Ministerio de Sanidad” desde el comienzo de la crisis.

En su comparecencia pública, García-Page ha destacado, además, la intención de las tres comunidades autónomas de continuar renovando sus protocolos, a fin de “seguir compartiendo servicios públicos que tienen que ver con los transportes, con la interacción en la Educación, en la Sanidad, sin ir más lejos”, ha indicado, “tanto en la Atención Primaria como en la hospitalaria”, ha proseguido.

“Información diaria y sistematizada sobre el curso escolar”

En su discurso, García-Page se ha referido al reto que supone el inicio del curso escolar, por lo que ha avanzado que los tres presidentes han acordado realizar “un esfuerzo extraordinario de información diaria, metodológica y sistematizada sobre el curso escolar, sobre todo en los primeros momentos”, ha precisado.

En este punto, el jefe del Ejecutivo autonómico ha advertido que en “España entera nos jugamos, ni más ni menos que nuestra propia viabilidad”, por lo que ha avanzado que, en este ámbito, “hemos decidido mantener criterios de colaboración y nuevas reuniones” que se celebrarán, sucesivamente, en Castilla-La Mancha y Castilla y León, ha avanzado. De esta manera, García-Page ha manifestado que “nunca, como ahora, ha sido tan evidente que los intereses generales tienen que ir por delante de cualquier otro”, ha concluido.

Más acciones en las próximas semanas

El presidente de Castilla-La Mancha ha anticipado la puesta en marcha de “muchas otras acciones concretas” que verán la luz “en las próximas semanas” fruto de la cooperación con los consejeros de Sanidad y Educación de las tres autonomías, que hoy también han participado en esta cumbre a tres bandas.

“No queremos que las cosas le vayan mal ni a los vecinos ni al conjunto; nos irá bien si nos va bien al conjunto, y esta es la idea global que preside todas nuestras decisiones”, ha resaltado García-Page, quien ha enfatizado que “no estamos haciendo ningún frente autonómico, nosotros somos españoles antes que cualquier otra cosa”. A este respecto, el presidente castellanomanchego ha alabado la aportación del Estado de las Autonomías como “una parte de la modernización de España”, ha sentenciado.

Por último, García-Page ha lanzado un mensaje de futuro y perspectiva “en tanto que tengamos una solución científica, y haya vacuna”, ha puntualizado, y ha planteado que “además de señalar las dificultades y de exigirnos a nosotros mismos prudencia, responsabilidad, medidas, gasto y consenso, estamos en la obligación también de gestionar la esperanza”, ha manifestado el jefe del Ejecutivo regional.