Casa Elena crea su propio invernadero de plantas aromáticas y verduras de temporada

El equipo del restaurante Casa Elena, sigue trabajando para ofrecer la mejor propuesta de productos a todos aquellos que deciden visitarlos, siempre partiendo de premisa de la sostenibilidad. De esta forma, su propietario César Martín, ha apostado por la construcción de su propio invernadero donde ha plantado todo tipo de aromáticas, brotes, flores y verduras de temporada. Gracias a esta iniciativa, el restaurante se asegura poder utilizar productos de calidad para la elaboración de sus platos.

De manera autodidacta, ha investigado, leído y consultado para descubrir qué podía reciclar de las cocinas de Casa Elena para ayudar a que la tierra fuera más fértil y así sus plantas crecieran con más fuerza. Por el momento, el café que emplea en la sobremesa de sus clientes le sirve para acidificar (proporcionarle cierta acidez) y subirle el ph, repeler a los caracoles, las babosas y las hormigas y mejorar la estructura del suelo. Con las cáscaras de huevo, sin embargo, consigue reducir la acidez y aportarle calcio. Con la ceniza del yakitori que disponen en cocina consigue corregir la acidez del suelo y aportarle a la tierra potasio, fósforo, magnesio y calcio.

También fabrican su propio humus de lombriz que emplean para neutralizar el ph de la tierra y aportarle distintos nutrientes necesarios durante todo el proceso de cultivo. Y elaboran purín de ortiga casero para fortalecer las plantas y hacerlas más resistentes ante los hongos y las plagas.

Todo un proceso completo 100% natural para proveer sus platos del máximo porcentaje de producto ecológico y km.0. En este invernadero se pueden encontrar flores comestibles como el geranio, clavel, pensamiento, violetas, caléndula, crisantemo, verbena, begonia… Aromáticas como tomillo, romero, anís, perifollo, borraja, eneldo, hinojo, lavanda, salvia, estevia, hierbabuena… Y verduras como remolacha, puerro, rábano de punta blanca, tomate rosa, roma y delicia o fresas silvestres y fresones.

Casa Elena, restaurante oficial Slow Food

Este nuevo invernadero se une al huerto exterior y completa así una gran fuente de inspiración para el equipo de Casa Elena. Restaurante que fue reconocido oficialmente, ya en 2018, con el certificado Slow Food por parte de la Asociación Ecogastronómica Slow Food España. Con ello se reconoce la intención de este restaurante de proteger las tradiciones regionales gastronómicas, sus productos, sus métodos de cultivo, la forma de trabajo de los productores locales y los sabores tradicionales.

Además, el restaurante Casa Elena se ha sometido a un estudio a través del cuál se calculó su huella de carbono de 2019 comprometiéndose así a reducir con sus acciones la contaminación en el Planeta y a formar parte de la Comunidad PorElClima. Se trata de una iniciativa pionera de personas, empresas, organizaciones y administraciones públicas que se unen con un objetivo común: luchar contra el cambio climático.

Ir arriba