Bruselas Interviene para Restablecer las Relaciones Comerciales entre Argelia y España Dos Años Después de la Suspensión

Dos años después de que Argelia suspendiera, en términos prácticos, el comercio con España debido a razones políticas, la Comisión Europea ha decidido finalmente intervenir en el conflicto comercial. Esta acción viene como respuesta a la solicitud realizada por el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en junio de 2022, que había buscado apoyo en la Unión Europea para abordar las restricciones comerciales impuestas por Argelia.

La Comisión Europea anunció el viernes que había «iniciado un procedimiento» que tiene como objetivo dialogar con Argelia sobre las limitaciones a las exportaciones e inversiones de la Unión Europea. Según el organismo, Argelia no está cumpliendo con los compromisos de liberalización comercial estipulados en el Acuerdo de Asociación UE-Argelia firmado en 2005, lo que ha causado preocupación entre los miembros de la UE, afectando en gran medida a España pero también repercute en otros Estados miembros.

En junio de 2022, las autoridades argelinas detuvieron las importaciones de productos españoles y excluyeron a las empresas españolas de las licitaciones públicas, pero mantuvieron las exportaciones de gas a través del gasoducto Medgaz. Esta medida ha llevado a pérdidas multimillonarias para las empresas españolas, particularmente aquellas del sector cerámico en Castellón.

Esta suspensión comercial fue una de las varias respuestas de Argelia al apoyo expresado por el presidente español, Pedro Sánchez, al plan de autonomía propuesto por Marruecos para el Sáhara Occidental, provocando tensión diplomática entre Argelia y España. Argelia también retiró a su embajador en Madrid y suspendió un tratado de amistad con España firmado en 2002.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos de España por conseguir el apoyo de la UE, inicialmente solo recibió frases de solidaridad, sin acciones concretas. La Unión Europea, enfrentando la crisis energética derivada de la invasión rusa de Ucrania, ha tratado a Argelia como un socio estratégico para la diversificación energética, lo que puede haber influido en su respuesta inicial reservada.

Sin embargo, con la Comisión Europea pasando a la acción, existe un cambio hacia un diálogo más asertivo con Argelia, buscando eliminar las restricciones al comercio y la inversión. Si no se llega a un acuerdo por medio del comité de asociación UE-Argelia, Bruselas podría solicitar un arbitraje, lo que podría llevar a la suspensión del acuerdo de asociación si Argelia no acata el resultado.

El conflicto subraya no solo las complejidades de las relaciones comerciales internacionales sino también cómo las decisiones políticas pueden tener amplias repercusiones económicas. En tanto, la situación plantea interrogantes más amplios sobre la solidez de las relaciones entre la UE y Argelia, especialmente en lo que respecta a las futuras dinámicas comerciales y políticas en la región del Mediterráneo.

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio