El viernes 21 de septiembre se celebra, como desde 1994, el Día Internacional del Alzheimer a instancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Alzheimer (ADI). El objetivo es dar a conocer la enfermedad, concienciar a la sociedad y, con ello, reivindicar el apoyo de los poderes públicos y la comprensión social.

Este año, el lema elegido por la Confederación de Asociaciones de Familiares es ‘Alzheimer ConCiencia Social’, un juego de palabras que pone el foco en combatir los efectos sociosanitarios de la enfermedad, preservando los derechos y la dignidad de las personas afectadas, a la par que reclama el apoyo a las acciones e iniciativas para avanzar hacia la erradicación de la enfermedad y sus consecuencias.

Han pasado más de cien años desde que en 1906 un neurólogo alemán publicara el estudio ‘Sobre una enfermedad específica de la corteza cerebral’, describiendo por vez primera una dolencia cuyas principales características son el deterioro cognitivo, la pérdida de memoria o la capacidad para desenvolverse con soltura en la vida diaria.

Tal fue la repercusión del citado estudio entre la comunidad científica que la enfermedad tomó su nombre: se llamaba Alois Alzheimer.

El Alzheimer está considerado como una auténtica epidemia del siglo XXI. En España, más del 6 por ciento de la población mayor de 60 años lo sufre, siendo la forma más común de demencia en mayores de 65 años, aunque existen casos en los que ha podido aparecer desde los 40.

Se estima que, en España, hay más de un millón de afectados, se diagnostican anualmente 150.000 casos y, en nuestra región, lo padecen unas 54.000 personas. Pero los que hemos tenido contacto con la enfermedad y conocemos bien sus efectos sabemos que no solo afecta a quien la sufre, también a su entorno más cercano y sus cuidadores.

Más de cien años después, aún no se conoce una cura eficaz frente al Alzheimer, sin embargo, existen otras terapias no farmacológicas. El Gobierno de Castilla-La Mancha promueve programas de estimulación cognitiva, como los que se realizan en los Servicios SEPAP-MejoraT impulsados esta legislatura, que se demuestran eficaces en las fases iniciales de la enfermedad. También ocurre con el programa de Termalismo Terapéutico para personas afectadas de Alzheimer, que se desarrolla con éxito en los balnearios de Castilla-La Mancha, ofreciendo terapias tanto para las personas afectadas como para sus cuidadores.

En el Día Mundial del Alzheimer quiero reconocer la labor de todos los y las profesionales que trabajan día a día para combatir la enfermedad y sus consecuencias. A los familiares que, con afecto y cuidado, atienden a sus seres queridos afectados y a los que pertenecen al movimiento asociativo de familiares de enfermos de Alzheimer organizados en torno a FEDACAM, a todos los profesionales sanitarios y a los de las Unidades de Demencia de la Red Pública de Residencias de Mayores de Castilla-La Mancha. A todos ellos queremos reconocer hoy, por su ConCiencia Social frente al Alzheimer.

Emiliano García-Page
Presidente de Castilla-La Mancha