Aplicaciones de salud mental y ciberseguridad: cómo proteger el bienestar en el mundo digital según IMMUNE Technology Institute

La educación en ciberseguridad y el fomento de prácticas seguras en el entorno digital son esenciales para garantizar que las personas puedan beneficiarse de las aplicaciones de salud mental sin comprometer su bienestar mental ni su seguridad online. En la actualidad, el mercado de las apps de salud mental ha experimentado un crecimiento del 54,6%, según un estudio elaborado por una firma de investigación de mercado entre 2019 y 2021.

Estas aplicaciones ofrecen numerosas ventajas y beneficios para los usuarios, abarcando desde aquellas diseñadas para meditar y gestionar el estrés, hasta las que ayudan en la pérdida de peso, el seguimiento del sueño y la promoción de hábitos de vida saludables. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la descarga y uso de estas plataformas pueden presentar desafíos de ciberseguridad específicos.

En la realidad digital actual, la salud mental y la ciberseguridad están conectadas directamente. Existen empresas cuya única finalidad es comprar y vender datos a terceros, por lo que la discreción debe ser la prioridad en un entorno en el que se comparte información altamente personal.

“Miguel Rego”, director del Área de Ciberseguridad en IMMUNE Technology Institute, destaca que la intersección entre la salud mental y la seguridad cibernética plantea desafíos significativos en el entorno digital actual. A medida que estas aplicaciones ganan terreno en la vida de las personas, es importante que los usuarios sean conscientes de los riesgos a los que se exponen.

Para protegerse a la hora de utilizar este tipo de aplicaciones, la escuela de formación tecnológica ha analizado los aspectos clave que el usuario debe tener en cuenta:

1. Fuente y reconocimiento de la aplicación: es recomendable descargar aplicaciones de salud mental solo desde fuentes confiables, como las tiendas oficiales (App Store de Apple, Google Play Store). Además, es importante hacer un pequeño análisis de la aplicación y leer las reseñas de otros usuarios para asegurarse de que es segura y efectiva.

2. Permisos de la aplicación: revisar los permisos que solicita y aceptar la política de privacidad. Es fundamental asegurarse de que los permisos sean coherentes con las funciones de la aplicación y no otorgar acceso innecesario a los datos personales o de salud.

3. Actualizaciones: mantener la aplicación con las últimas correcciones de seguridad y actualizaciones. Esta medida no solo protege los datos personales y de salud del usuario, sino que también asegura una experiencia más segura y fluida.

4. Contraseñas seguras: elegir contraseñas sólidas y únicas, evitando utilizar la misma contraseña en múltiples aplicaciones. Habilitar la autenticación de dos factores cuando sea posible también protegerá al usuario de posibles ataques cibernéticos.

5. Cierre de sesión y eliminación de la app: es importante cerrar la sesión cuando no se esté utilizando la aplicación, especialmente si se comparte el dispositivo con otras personas o se pierde el acceso. Además, al dejar de utilizar la aplicación, se recomienda eliminarla junto con los datos que contiene para reducir el riesgo de robo de datos y mantener la información confidencial segura.

En resumen, es fundamental que los usuarios de aplicaciones de salud mental sean conscientes de los riesgos de ciberseguridad y tomen medidas para proteger su bienestar mental y su seguridad online. La educación en ciberseguridad y la adopción de prácticas seguras son clave para garantizar que puedan beneficiarse de estas aplicaciones sin comprometer su privacidad y seguridad.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×