La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, presidió la Conferencia Sectorial de Educación para tratar el inicio del próximo curso escolar, la situación en cada zona respecto del COVID-19 y terminar de definir el protocolo frente a la enfermedad. La ministra invitó a las comunidades autónomas a hacer de la educación una política prioritaria, manteniendo los refuerzos del profesorado para posibilitar la máxima presencialidad en todas las etapas y niveles, en un entorno seguro y saludable. Por su parte, las comunidades autónomas solicitaron mayor inversión para afrontar el nuevo curso y un margen mayor para la flexibilización de las medidas cuando la situación lo permite.

ANPE apuesta por la educación presencial en todas las etapas para el próximo curso escolar, y mantenimiento del profesorado contratado por la pandemia para garantizar medidas higiénico sanitarias y el abordaje de déficits de aprendizaje generado 1

El inicio del nuevo curso escolar está próximo, y ANPE exige una vuelta segura a las aulas y recuperar la presencialidad en todas las etapas educativas. Por eso, es imprescindible no rebajar las medidas higiénico-sanitarias y mantener al profesorado que fue contratado el curso anterior y hacer frente a los efectos de la pandemia.

En la Conferencia Sectorial hubiera sido importante poder coordinar la contratación de profesorado. Eso evitaría desigualdades entre unas comunidades y otras en lo referente a la aplicación de las medidas higiénico sanitarias y en los aprendizajes del alumnado. En el protocolo COVID que terminaron de perfilar en la reunión se mantienen las medidas principales del curso anterior, como son uso obligatorio de la mascarilla a partir de los seis años, grupos de convivencia estables y distancia interpersonal de 1,5 metros. Se podrá reducir a 1,2 metros en algunos casos. La ventilación debe ser frecuente y cruzada, como medidas fundamentales en el aula.

También hay que recordar que la mayor parte del profesorado está vacunada, pero el alumnado, siendo el grupo más numeroso en la comunidad educativa, todavía no ha recibido la pauta completa. Los menores de 12 años no tienen definido ningún protocolo en el plan estratégico de vacunación. También está el agravante de que la variante delta está causando una alta incidencia de casos COVID-19 en la sociedad.

La vacunación del profesorado y de los alumnos mayores de 12 años obviamente refuerza la seguridad en los centros educativos, pero la bajada de ratios, los apoyos y desdobles de grupos son fundamentales para hacer frente a los déficits de aprendizaje acumulados desde el comienzo de la pandemia, y así poder garantizar una enseñanza más individualizada.

ANPE apuesta al liderazgo del Ministerio de Educación, a la coordinación y el consenso de las comunidades autónomas en todas las medidas que hagan posible una vuelta segura y presencial en todos los niveles y ayuden a reducir los efectos negativos que ha generado la pandemia en el nivel académico del alumnado, contratando profesorado que activa la bajada de ratios y desdobles de grupos para garantizar mayor igualdad de oportunidades.