“La colonia de rumanos en Castilla-La Mancha es la quinta en número de España y debo agradecerle el trato dispensado, ya que gozan de todas las condiciones para conservar su identidad cultural y espiritual”, ha dicho el viceprimer ministro rumano, Viroel Stefan, al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en el encuentro bilaterial que han mantenido esta mañana ambos mandatarios en la sede de la Presidencia del Ejecutivo rumano.

El presidente de Castilla-La Mancha garantizó, por su parte, el trabajo en colaboración con la colonia rumana en España y destacó la buena sintonía entre el pueblo español y el rumano, ya que los dos tienen en común “raíces latinas y espirituales”. El jefe del Ejecutivo regional ecordó su intermediación entre la Iglesia católica y la ortodoxa en tiempos en los que fue alcalde de Toledo, para que esta última pudiera utilizar algunos templos católicos y oficiar sus homilías.

García-Page ha argumentado que España y Rumania tienen muchos puntos en común, además de las raíces culturales y religiosas, así se ha referido a la etapa de transición de dictadura a democracia que ambos países han vivido, o el ingreso en el grupo de estados miembro de la Unión Europea, que tantos beneficios ha reportado a España y a Rumanía.

La ubicación geográfica de la comunidad autónoma, la cultura, el turismo o la gastronomía, así como los beneficios económicos e incentivos empresariales que el Ejecutivo regional pone al servicio de inversiones extranjeros fueron presentados al mandatario rumano, que atendió la invitación del presidente del Gobierno regional a Toledo para mostrarle en el lugar las excelencias de una de las ciudades más bellas del mundo.

Por su parte, el viceprimer ministro ha avanzado que el próximo 13 de marzo se celebrará en Madrid un foro de inversores rumanos en España al que ha sido invitado el Gobierno de Castilla-La Mancha, con la finalidad de incentivar las relaciones comerciales entre ambos países y entre nuestra comunidad autónoma y Rumanía.

Emiliano García-Page viajó acompañado por la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, y por la directora general de Turismo, Comercio y Artesanía, Ana Isabel Fernández Samper. Entregó al mandatario rumano una espada toledana y una muestra de productos gastronómicos de la región. Por su parte, el jefe del Ejecutivo autonómico ha recibido una placa de recuerdo de la visita al país.

Según fuentes del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social son cerca de 105.000 los ciudadanos de origen rumano que residen en Castilla-La Mancha. La colonia rumana en nuestra Comunidad Autónoma es la quinta mayor de España. Además, en Castilla-La Mancha hay 13 asociaciones de rumanos y 37 parroquias que forman parte de cinco cultos cristianos reconocidos en Rumanía.