El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha destacado la gran colaboración existente entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos para proporcionar la mejor atención sanitaria a los usuarios del sistema sanitario público.

Así lo ha destacado en la clausura de una jornada de trabajo que se ha desarrollado sobre Servicios Profesionales Asistenciales y que ha estado organizada por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real, donde ha estado acompañado por Ignacio Romeo, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha y por Francisco José Izquierdo, presidente del colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real.

Como ejemplo de dicha colaboración, Fernández Sanz ha destacado la implantación de la receta interoperable en la Comunidad. Así, el pasado mes de abril, 2.745 ciudadanos de otras comunidades pudieron retirar 8.280 dispensaciones en farmacias de Castilla-La Mancha.

Asimismo, 2.336 castellano manchegos pudieron retirar 7.121 dispensaciones en farmacias de otras comunidades.

En ambos casos, Valencia y Extremadura son las dos regiones con las que existe una mayor relación, tanto para dispensaciones de ciudadanos de estas dos zonas en farmacias de Castilla-La Mancha, como en la retirada de medicamentos para los castellano-manchegos.

Asimismo, ha destacado la colaboración con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos en la Red de Farmacias Centinela, para evitar errores en la dispensación de fármacos y la colaboración en la difusión de campañas de sensibilización de los planes de detección precoz de enfermedades oncológicas.

Para concluir, Fernández Sanz ha avanzado que el próximo mes de junio comenzará a funcionar en Castilla-La Mancha el visado electrónico, para  facilitar y agilizar los trámites burocráticos y el trabajo de los facultativos a su vez que garantizar la comodidad del paciente en la medida de lo posible.

Receta Interoperable

Desde que el pasado mes de julio se pusiera en marcha la receta interoperable, 1.141 oficinas de farmacia de Castilla-La Mancha han participado en el proceso, siendo el mes de agosto, en pleno periodo vacacional, en el que más actividad se ha desarrollado.

Este proyecto contribuye a reducir la carga burocrática de los profesionales de Atención Primaria, ya que al no tener que dedicar parte de su tiempo de consulta a la prescripción de recetas, pueden optimizar su agenda y garantizar una atención más completa al usuario.

Desde el 1 de julio las 1.271 oficinas de farmacia de la Comunidad Autónoma pueden dispensar la medicación prescrita de otras ocho regiones, Canarias, Extremadura, Navarra, Comunidad Valenciana, Galicia, Aragón, La Rioja y Castilla y León, sin necesidad de que el ciudadano presente la receta en papel.

El principal objetivo de este programa es que los pacientes puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de en cuál de ellas hayan sido recetadas.

Para ello, las oficinas de farmacia disponen de un lector de bandas magnéticas capaz de extraer el Código de Identificación del Paciente de la banda, independientemente de cuál sea la comunidad autónoma emisora de la tarjeta sanitaria individual del paciente.

Una vez identificado correctamente el paciente, el aplicativo proporciona a través del nodo central del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el listado de medicamentos dispensables, del mismo modo que se viene trabajando habitualmente, dispensando la medicación que requiera el paciente, aportando lo mismo que si estuviese en su comunidad de origen.

La movilidad de los ciudadanos en todo el territorio nacional ha hecho necesaria la implantación de un sistema de interoperabilidad de receta electrónica que asegure la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud, independientemente de cuál sea la comunidad autónoma a la que acuda el paciente a retirar su medicación.