Más de 700 mujeres se han realizado pruebas diagnósticas y terapéuticas en la nueva sala de pruebas especiales del Servicio de Ginecología del Hospital ‘La Mancha Centro’ que funciona a pleno rendimiento desde el pasado mes de noviembre tras la remodelación de sus instalaciones llevada a cabo por el Gobierno de Castilla-La Mancha, gracias a lo cual la gran mayoría de estos procedimientos se realizan ya de forma ambulatoria.

La nueva sala cuenta con aparatos modernos, y entre otros procedimientos se llevan adelante las histeroscopias (exploración mediante una cámara diminuta de la cavidad uterina), polipectomías histeroscópicas (extirpación de tumoraciones generalmente benignas), colposcopias (prueba para ver de forma ampliada la superficie del cuello del útero que posibilita el diagnóstico y seguimiento de las pacientes con patología cervical, incluidas las procedentes del cribado de cáncer de cérvix), así como pequeñas intervenciones del área vulvovaginal.

Jesús Fernández, consejero de Sanidad, visitó recientemente las instalaciones y mantuvo un encuentro con los profesionales del Servicio de Ginecología del Hospital ‘La Mancha Centro’, quienes le explicaron que la sala de histeroscopias es tres veces más grande que la anterior, y cuenta con sala de exploraciones, sala de recuperación y una consulta anexa para recibir e informar a los pacientes.

Además, estos amplios espacios cuentan con nuevos suministros (óxido nitroso, morcelador histeroscópico, torre de endoscopia y unidades de monitorización), lo que ha facilitado que se implanten nuevas técnicas diagnóstico-terapéuticas que resultan menos invasivas.

Más inversiones

La remodelación de la sala de pruebas especiales del Hospital General ‘La Mancha Centro’ se enmarca dentro de los trabajos de mejora de las instalaciones que viene desarrollando el Gobierno de Emiliano García-Page desde el inicio de esta legislatura con el fin de incrementar la calidad asistencial que se ofrece a los pacientes de esta área sanitaria.

Entre las obras llevadas a cabo, destaca la también la ampliación del bloque quirúrgico con la construcción de dos nuevos quirófanos. Las obras contaron con una inversión superior a los 1,1 millones de euros, abarcan la creación de una nueva Unidad de Reanimación Postanéstesica con cuatro salas para pacientes con necesidad de aislamiento, doce puestos simples y zona de readaptación al medio con cinco sillones.

Por otra parte, en los últimos tres años se ha realizado igualmente un importante esfuerzo inversor para dotar de nuevo equipamiento tecnológico a este centro hospitalario, como la renovación de la Resonancia Magnética, un nuevo TAC de 16 cortes, que ha permitido incrementar más de un cien por el cien el número de estudios diagnósticos realizados.

Además, y entre otras actuaciones, también se han incorporado dos ecógrafos de última generación para uso de los Servicios de Ginecología y Urología, un mamógrafo digital con tomosíntesis del que ya se han beneficiado más de 650 pacientes.