Wild Thang: Historias del perro pekinés más feo del mundo

Un concurso inusual en California corona al perro más feo

En Petaluma, California, un concurso anual celebra la peculiar belleza de los perros menos agraciados, y este año, el título del perro más feo del mundo ha sido otorgado a Wild Thang, un pekinés que ha capturado la atención de todos. Wild Thang, acompañado por su dueña Ann Lewis, ha participado en ediciones anteriores del concurso, pero fue en esta ocasión cuando finalmente lograron llevarse el codiciado primer premio.

Además del prestigioso título, Wild Thang y Ann Lewis recibieron un cheque de 5.000 dólares y la oportunidad de aparecer en el programa ‘The Today Show’ de la NBC, lo que asegura que su peculiar apariencia será conocida por una audiencia aún más amplia.

Una competencia perruna reñida

El segundo puesto del concurso fue para Roma, un pug de 14 años que se desplaza en silla de ruedas. Su dueña, Michelle Grady, expresó su orgullo y emoción por el reconocimiento recibido. “Me encanta el concurso, me encanta que se muestre a perros que son imperfectos, imperfectamente perfectos, y Roma se lo ha pasado en grande”, comentó Grady.

El concurso no solo celebra las apariencias poco convencionales de los perros, sino que también destaca la belleza y el amor incondicional que estos animales brindan a sus dueños. Este evento anual es una plataforma para promover la aceptación y el cariño hacia todos los perros, independientemente de su aspecto físico.

Un mensaje de aceptación

El triunfo de Wild Thang en el concurso de Petaluma subraya un mensaje importante: la belleza no siempre se ajusta a los estándares tradicionales. Ann Lewis, la dueña de Wild Thang, ha sido una defensora de esta idea, y su victoria en el concurso refuerza su compromiso con la aceptación de todas las formas de belleza.

La historia de Wild Thang y Roma no solo es una celebración de la singularidad, sino también una llamada a apreciar la diversidad en todas sus formas. Estos concursos brindan una oportunidad para que los dueños de perros que no se ajustan a las normas estéticas tradicionales compartan las historias de sus mascotas y el amor que sienten por ellas.

En un mundo donde a menudo se celebra la perfección, eventos como el concurso del perro más feo del mundo en Petaluma nos recuerdan que cada ser vivo tiene su propio encanto y valor. Wild Thang, con su victoria, nos muestra que la verdadera belleza radica en ser uno mismo y en el amor que se recibe y se da, sin importar las apariencias.

El reconocimiento a estos perros y sus dueños no solo trae alegría y entretenimiento, sino que también promueve un mensaje de inclusión y amor incondicional, valores que todos podemos celebrar y apoyar.

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio