El objetivo que debe perseguir el Real Decreto que está preparando el Ministerio de Agricultura para la aplicación del artículo 167 bis del Reglamento de la Unión Europea regulador de las normas para comercialización del aceite de Oliva tiene que ser mejorar la gestión del mercado de aceite. Hay muchas medidas propuestas por la organización agraria, tal y como se explicó en la última sectorial que se celebró en la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

UPA: “Debemos regular el mercado del aceite para salvar el olivar tradicional” 1

De acuerdo a lo que informa la UPA, el documento despierta “grandes expectativas” en el sector; la organización presentó alegaciones encaminadas a mejorar su eficacia. Entre otras, se propone la retirada de aceite, la planificación de la producción y la limitación del rendimiento de la aceituna en plantaciones intensivas, siendo estas las medidas básicas para regular el mercado.

La secretaria de Organización de UPA Castilla-La Mancha, Elisa Fernández, que participó en la reunión en la Consejería como responsable de Aceite, recordó que incluir al sector olivarero en el artículo 167 bis del reglamento 1308/2013 de la UE “puede ser una de las últimas posibilidades de conseguir un equilibrio real en la cadena y, por lo tanto, es necesario analizar con detenimiento su efecto”. En este sentido, se solicitó la necesidad de controlar la fijación de precios por encima de los costes de producción de cara a la próxima campaña, para que no se dé la circunstancia de que los agricultores vendan el aceite por debajo de lo que les cuesta producir.

Desde UPA remarcan que el gran perjudicado por las anomalías del mercado de aceite de oliva es el olivar tradicional. De ahí que nuestras alegaciones hayan estado enfocadas a la protección y mejora de este tipo de explotaciones, recordando la importancia social y económica, así como evitar el despoblamiento de estas explotaciones en la región; “algo que no debemos perder de vista”, ha indicado Fernández, “más teniendo en cuenta que suponen el 86 % en la región”.

Desde la organización agraria se recuerda que las tres medidas de gestión de mercado que requiere el sector son limitación de rendimiento de aceituna por hectárea a nivel de parcela que debe ser clave para limitar la producción en olivares intensivos y súperintensivos en aquellos años que la situación lo requiera. “Pero también reclamamos la retirada de aceite de oliva hasta la campaña siguiente y/o destino a uso no alimentario; así como la planificación de la producción mediante cosecha temprana en función de las variedades”. Igualmente, desde UPA creen necesaria la “regulación del rendimiento de extracción de aceite de la pasta de aceituna como medida de control complementaria”.

UPA, junto al resto de organizaciones que forman la Interprofesional del Aceite de Oliva, trabajó para establecer un mecanismo de regulación del mercado para el sector. Como conclusión de esos análisis y estudios, extienden que el momento de desencadenamiento de las medidas debería ser cuando la suma de los stocks más el aforo de producción para la campaña superara en un 20-25% la comercialización media de las dos últimas campañas, en lugar del sistema propuesto por el Ministerio en el actual borrador de Real Decreto.