costes produccion viticultores clm upa

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se ha denunciado en fechas recientes los primeros precios de las tablillas presentados por algunos industriales, unos precios que no cubren ni los costes de producción y que han motivado, entre otras razones, la suspensión de la vendimia en Valdepeñas.

El secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, afirma que después del esfuerzo y sacrificio de un año como el actual, donde ya se han acometido los gastos, que los viticultores se vean en la tesitura de parar la vendimia, “con lo que ello puede suponer no solo en la economía de sus explotaciones, sino de toda la comarca”, debido a los precios que se han presentado en las tablillas, no les queda otra opción “porque estos precios les conducirían a la ruina”.

Apenas iniciada la vendimia 2020, y lo primero que se han encontrado los viticultores son precios por debajo de los costes de producción, precios de hace más de treinta años, que han movilizado a un sector vapuleado año a año por los comportamientos de ciertos industriales que aprovechan el carácter perecedero del producto para presionar al eslabón más débil de la cadena: el viticultor profesional.

“Desde UPA Castilla-La Mancha no podemos compartir estos precios en Valdepeñas”, han afirmado, a pesar de la situación del vino a nivel mundial, europeo y nacional. “Creemos que en Valdepeñas se dan las condiciones de que sea una excepción, porque la situación es otra”. De hecho en principio las ventas han ido bien, las industrias han ganado porque sus ventas están centradas en el canal de supermercados, tal y como ha afirmado la Mesa de Productores de la DO Valdepeñas; e incluso los propios industriales llegaron a solicitar un incremento de rendimientos de las producciones amparadas en la DO, en previsión de las buenas perspectivas de mercado.

Por eso, desde UPA no se entiende este descenso desproporcionado en los precios. “Mostramos todo nuestro apoyo a los viticultores de Valdepeñas y solicitamos un esfuerzo a los industriales de la DO para que pongan unos precios acorde a la situación”, ha recordado Morcillo. Porque desde la organización agraria consideran que la situación aún es reversible. “Eso sí, si esto no se arregla, el lunes a las doce nos reunimos en Madrid con la directora de la AICA” donde se debatirán todas estas cuestiones y, si no se garantizan los costes de producción, “se iniciarán las acciones oportunas para garantizarlo”.

“Está claro que defendemos la postura del más débil, pero es una postura de obtener precios dignos por el trabajo que desempeñamos los agricultores de explotaciones familiares”, afirman desde UPA.