El domingo iba a la universidad cuando un grupo de mujeres salió corriendo del dormitorio de mujeres en la Universidad de Kabul.

La mujer preguntó qué había pasado y me dijeron que la policía los estaba evacuando porque los talibanes habían llegado a Kabul y que golpearían a las mujeres que no tienen burka.

Todas ellas querían llegar a casa, pero no podían usar el transporte público. Los conductores no las dejaban entrar porque no querían asumir la responsabilidad de transportar a una mujer. Los hombres alrededor se burlaban de las niñas y mujeres, riéndose de su terror y miedo.

Más información en inglés en The Guardian.