Un joven estudiante del último curso de la Escuela de Arquitectura de Toledo, David Flores, ha comenzado sus prácticas para Entreparques dentro del programa pionero en España Erasmus Rural, diseñado por la Universidad de Castilla-La Mancha y en el que participan 56 universitarios de toda la región.

El proyecto que presentó la Asociación de Desarrollo Entreparques a la UCLM tiene como objetivo el estudio y documentación de la arquitectura y estética tradicional de los pueblos que se encuentran en el área de influencia del Parque  Nacional de Cabañeros, para recuperar y preservar estos elementos diferenciadores y revalorizar las potencialidades turísticas de la zona a través de las singularidades arquitectónicas de cada uno de sus municipios.

“Nos consta que la Universidad ha recibido una gran cantidad de solicitudes de entidades públicas para participar en el programa, por eso nos sentimos muy alagados y orgullosos de haber sido seleccionados y de que David esté con nosotros ya trabajando”, explica el presidente de Entreparques, Luis Alberto Lara. De igual modo, destaca que el estudio que está realizando el joven erasmus servirá para “plantear medidas en positivo que persigan la recuperación de los elementos arquitectónicos de estas localidades con el fin de potenciar un turismo activo y de calidad que redunde en su desarrollo y en el de la comarca”.

Con libreta y cámara en mano, David ha empezado a recorrer cinco de los municipios del parque: Retuerta del Bullaque, Los Navalucillos, Alcoba de los Montes, Horcajo de los Montes y Navas de Estena; además de dos aldeas de colonización con una arquitectura singular y distinta al resto: Pueblo Nuevo del Bullaque, que depende de Retuerta y Santa Quiteria, perteneciente a Alcoba. Una experiencia que se extenderá hasta el 30 de septiembre y que le servirá para ampliar su formación, aplicar sus conocimientos sobre el terreno y para contribuir con su trabajo a frenar la despoblación de la llamada España vacía. “El patrimonio arquitectónico de estos pueblos forma parte de nuestra historia y si se pierde, estos núcleos perderán su singularidad y, por lo tanto, se verán todavía más perjudicados por la despoblación que amenaza el mundo rural”, subraya David Flores.

Su trabajo consistirá en documentar la arquitectura singular de estos municipios con características similares entre ellos y diferenciadas de otros pueblos de la provincia,  precisamente por el entorno en el que se encuentran. Este inventario servirá a Entreparques y las administraciones públicas para enfocar acciones dirigidas a su recuperación y preservación y a la puesta en marcha de proyectos turísticos que mantengan esta estética y revaloricen estos pueblos y sirvan de estímulo de su economía.