Con motivo del Día Internacional contra la LGTBIfobia, que se celebra el 17 de mayo, UGT CLM pide seguir avanzando en la elaboración de la Ley para garantizar los derechos de las personas LGTBI en la región. Rosalía Jiménez, responsable del área de Igualdad de la Gestora de UGT CLM, valora los primeros contactos que hubo con el Gobierno regional antes del COVID-19 para elaborar un borrador, y pide retomar el trabajo en la misma línea. “En esta legislatura tenemos que sacar adelante una ley regional para erradicar la LGTBIfobia en todos los ámbitos y que establezca medidas para la igualdad de trato y de oportunidades de todas las personas LGTBI”, afirma.

La necesidad es clara, tener una expresión de género no normativa o una identidad de género trans penaliza a las personas en el acceso al empleo y en la carrera profesional. Según los datos de FELGTB, el 85% de las personas trans sufren situaciones de desempleo de larga duración, empujándolas a la exclusión social. “Nuestra propuesta sindical pasa por políticas públicas que impidan la discriminación en los procesos de selección de empleo y fomenten criterios de no discriminación en empresas sea cual sea su tamaño”, detalla Jiménez.

UGT apuesta por establecer protocolos específicos en los centros de trabajo contra la LGTBIfobia, que permitan detectar estas situaciones, denunciarlas y sancionar con infracciones graves tanto el acoso como las decisiones unilaterales de la empresa que se impliquen discriminación directa o indirecta por razón de orientación sexual o identidad de género.

Según el informe “Hacia entornos laborales inclusivos. La diversidad sexual, familiar y de género en el trabajo” publicado hoy por UGT y basado en encuestas a trabajadores y trabajadoras de toda España, muchos prefieren ocultar su orientación sexual, identidad y/o expresión de género en sus empleos para no sufrir represalias. “Esto supone un riesgo psicosocial al verse obligados a disociar la esfera privada de la laboral y la renuncia a derechos ligados hasta ahora a las relaciones afectivas tradicionales, como son el acompañamiento del cónyuge a consulta médica, el permiso por matrimonio o filiación, etc”, afirma Jiménez.

UGT considera que la lucha contra la LGTBIfobia y la igualdad en todos los ámbitos es de largo recorrido, pero que no puede aplazarse, más aún viendo los episodios de violencia y agresiones físicas que sufren diariamente. “Tenemos por delante una importante labor de concienciación, formación y sensibilización de toda la sociedad y de los trabajadores y trabajadoras, para lo que reclamamos un marco legal favorable tanto a nivel estatal como regional a través de esas necesarias leyes contra la LGTBIfobia y por los derechos de este colectivo”.