ICPOR, una compañía española independiente que se especializa en integración porcina de cerdo blanco e ibérico desde 2012, lidera un proyecto piloto para innovación en Castilla-La Mancha, promoviendo la gestión responsable del purin, en línea con el modelo de desarrollo sostenible que se basa en la economía circular de la empresa.

UCLM, ASAJA, ICPOR e ITAP apuntan a la innovación para la gestión de estiércol líquido de porcino 1

El acuerdo para realizar el estudio cuenta con la participación de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), el Instituto Técnico Agronómico Provincial (ITAP) de Albacete y la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) en Cuenca. Todas ellas en conjunto, han acordado la constitución del Grupo Operativo ECIPUR para llevar adelante el proyecto, en el que también participan instalaciones ganaderas y agrarias de la región, además de la empresa Imasde Agroalimentaria, S.L. que actúa como el agente innovador.

La finalidad del proyecto es implantar un modelo de economía circular de gestión de estiércol líquido de porcino y así avanzar en un sector más respetuoso del medio ambiente. Allí, se analizarán las características del sector, el potencial agrícola y ganadero, la red colaborativa y el volumen de producción de pienso. De esta manera, el Grupo Operativo apunta a definir el modelo de de aplicación de purín líquido como fertilizante orgánico en las rotaciones de cultivos de la región, teniendo en cuenta las exigencias ambientales de la nueva PAC, y ofreciendo una alternativa sostenible para actividad ganadera y agrícola en Castilla-La Mancha. Así se podrá elaborar un modelo territorial de economía circular.

Al mismo tiempo, con la información obtenida se busca dar respuesta a las exigencias sociales sobre la actividad ganadera porcina en el ámbito rural de la región.

El convenio para la constitución de ECIPUR fue firmado por la vicerrectora de innovación, empleo y emprendimiento de la UCLM, Ángela González Moreno; el secretario general de Asaja de Cuenca, Manuel Torrero Bejarano; el gerente de ICPOR, Julián Redondo; la presidenta de ITAP, Amparo Torres; y los propietarios de instalaciones ganaderas y agrarias Jorge Serrano y Julio Arcos, respectivamente.

La participación de ICPOR en el Grupo Operativo ECIPUR está en línea con la estrategia trazada por ICPOR para la colaboración con profesionales de reconocido prestigio en la región y así prestar una labor de asesoramiento independiente aportando su experiencia y conocimiento en ámbitos de actuación.

El Grupo Operativo ECIPUR complementó el acuerdo firmado entre ICPOR, ASAJA Cuenca y UCLM en 2019 para la realización del estudio Proyecto agrícola para la elaboración de un modelo integral de producción porcina, que tiene el objetivo de contribuir al desarrollo de un modelo de gestión integral de la producción porcina en la provincia de Cuenca que contemple el aprovechamiento y optimización de purines de origen porcino. En este contexto, el Grupo Operativo ECIPUR espera obtener apoyo para promover la cooperación innovadora mediante la constitución de grupos operativos de innovación y la realización de proyectos piloto innovadores en la producción primaria agrícola y ganadera, en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha para el período 2014-2020.

La gestión sostenible y responsable del purín de ICPOR

En zonas agrícolas como Castilla-La Mancha, el purín es un subproducto ganadero compuesto por las deyecciones de los animales, agua de lavado y otros restos orgánicos que valorizado puede actuar como abono orgánico, aportando a la tierra estructura y minerales que los abonos químicos no aportan.

El compromiso de ICPOR con el medio ambiente y su entorno incluya la gestión sostenible y responsable del purín, abarcando todo el ciclo productivo. De hecho, la gestión que hace ICPOR del purín originado en las granjas porcinas que promueve abarca todo el ciclo, desde el tipo de alimentación de precisión que reciben los animales, controlada por nutricionistas, hasta la utilización de las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs) para su aplicación como fertilizante orgánico en los campos de cultivo.

El valor agregado que ofrece el purín como fertilizante comprende varios aspectos: aporta materia orgánica a la tierra; mejora la estructura del suelo; aumenta su esponjosidad mejorando el intercambio de gases, la retención de agua y elementos nutritivos; y evita la filtración de algunas sustancias potencialmente tóxicas. De hecho, el departamento de I+D de ICPOR trabaja activamente en la tipificación y evaluación de los purines como fuente de nutrientes, usados como abono orgánico sobre diferentes cultivos frente al uso exclusivo de abonos químicos.