Desde que se declaró el estado de alarma el pasado mes de marzo el Ayuntamiento de Toledo ha invertido más de 16.000 euros en la compra de 25.000 mascarillas para los trabajadores municipales, entre otras medidas adoptadas para garantizar la seguridad de los empleados públicos y de la ciudadanía a la que prestan servicios.

Con el fin de cumplir con las medidas de protección impuestas por la autoridad sanitaria y proteger la salud de la plantilla municipal, el Ayuntamiento de Toledo viene cumplimentando desde el inicio de la pandemia las medidas y recomendaciones que en los sucesivos escenarios ha publicado la autoridad sanitaria.

En este sentido, la concejala de Régimen Interior, Mar Álvarez, ha destacado que todos los trabajadores municipales tienen a su disposición mascarillas desde el momento en que se decretó su uso obligatorio, destinando el Ayuntamiento para este fin un gasto que a día de hoy asciende a 16.000 euros para la adquisición de 25.000 unidades FPP 2, higiénicas, quirúrgicas y de tela. A esta cifra hay que añadir el reparto de 30.000 mascarillas enviadas desde el Gobierno de España que se distribuyeron entre la ciudadanía y parte de la plantilla municipal.

Esta medida es una más de las que el Consistorio está llevando a cabo para garantizar la seguridad de los empleados públicos y de la ciudadanía a la que prestan servicios a la que hay que sumar, entre otras, la dispensación de geles hidroalcohólicos, la redistribución de los centros de trabajo, la cita previa, el fomento del teletrabajo, la reorganización de turnos, el refuerzo de la limpieza en las instalaciones municipales o la incorporación de test serológicos en el reconocimiento médico anual y de pruebas PCR para el personal de los servicios esenciales (Bomberos, Policía Local, Protección Civil y Cementerio).

La concejala ha señalado que desde el equipo de Gobierno se seguirán implementando las medidas necesarias, con la correspondiente adquisición de material de protección si fuera necesaria, siempre en colaboración de las autoridades sanitarias y en coordinación con los representantes de los trabajadores en el Ayuntamiento.