Alcázar de San Juan (Ciudad Real) tiene unos 2.200 perros en su censo municipal y se estima que generan más de 700 kilos de cacas diarios, a lo que hay que añadir las micciones.

Desde el Área de Medio Ambiente de la localidad manchega se ha puesto en marcha una campaña de concienciación e información para que los dueños de los perros, además de recoger los excrementos de la vía pública, arrojen agua jabonosa o mezclada con vinagre sobre los orines de sus animales.

La ordenanza municipal obliga también limpiar la micciones, echando agua jabonosa o diluida con un poco de vinagre, pero muchos dueños de perros parecen desconocer la misma. Por eso esta campaña ayudará en la concienciación y así evitar los malos olores en algunos puntos de la Castelar, según quejas a través de ASECEM, y otros puntos de Alcázar.

Esta campaña no tiene como fin multar ni sancionar a nadie, pero hay que recordar que las sanciones en caso de incumplimiento van desde los 30 hasta los 750 euros.

Alcázar cuenta actualmente con cuatro pipa-canes, una zonas especialmente habilitadas para que los perros hagan sus necesidades, pero donde también es necesario recoger excrementos y echar agua sobre las micciones. Se espera que con estas acciones se pueda concienciar a la población y se actúe siempre con civismo.