En el Patronato Municipal de Deportes de Ciudad Real la actividad nunca para. Durante el curso escolar son los cursos de tenis, pádel, natación, patinaje… o las escuelas deportivas de atletismo, fútbol, baloncesto, esgrima, ajedrez… hasta 15 disciplinas deportivas diferentes. En los meses estivales son los Campus deportivos o el Diververano. Todas las manos son pocas para planificar y organizar las actividades y, lo más importante, para acompañar a los niños. Seis trabajadores del Plan de Empleo han llegado al Patronato para sumar en esta labor.

En el Patronato Municipal de Deportes de Ciudad Real la actividad nunca para. Durante el curso escolar son los cursos de tenis, pádel, natación, patinaje… o las escuelas deportivas de atletismo, fútbol, baloncesto, esgrima, ajedrez… hasta 15 disciplinas deportivas diferentes. En los meses estivales son los Campus deportivos o el Diververano. Todas las manos son pocas para planificar y organizar las actividades y, lo más importante, para acompañar a los niños. Seis trabajadores del Plan de Empleo han llegado al Patronato para sumar en esta labor.

Plan de Empleo
Plan de Empleo

El pasado curso el Patronato Municipal de Deportes registró 3.705 inscripciones en sus actividades, una cifra que aumenta cada año. Asimismo, el número de disciplinas deportivas que se pueden practicar en la capital asciende a 15 y durante todo el año funcionan las escuelas deportivas, los cursos, los torneos, las actividades durante las vacaciones escolares… Una actividad intensa que tiene el trabajo de muchas personas detrás. Por eso, según indica Enrique Barba, gerente del Patronato, la aportación de los seis trabajadores que se han incorporado procedentes del Plan Empleo de Castilla-La Mancha 2018, “es muy valiosa y nos hace un mundo”.

“Su llegada es un alivio para nosotros porque son personas especialistas en su sector, en este caso cuatro monitores o directores de actividades de ocio y tiempo libre y dos ATS que, aunque no se les puede cargar con la responsabilidad de las actividades aportan y colaboran muchísimo para que el trabajo salga adelante”, explica Barba, a la vez que reconoce la experiencia profesional que supone para ellos formar parte durante estos meses de la plantilla del Patronato.

Los monitores tienen como principal función apoyar y acompañar a los niños en el transcurso de las distintas actividades, aunque todos pasan también en algún momento por el trabajo administrativo que conllevan estas actuaciones. Por su parte, las ATS tienen que estar presentes de manera preventiva en todas las actividades y de forma activa si hubiese que atender a alguna persona.

“Considero la experiencia muy positiva para ambas partes, para nosotros lo es, como ya he dicho, pero también para ellos. Aquí están a gusto, cogen cariño a los compañeros, disfrutan del trabajo. Y la realidad laboral que vivimos es a veces triste, algunas de las personas que vienen de los planes de empleo sabemos que lo pasan mal, que tienen necesidad, que llevan tiempo en el desempleo con lo que eso supone para ellos y sus familias. Estos meses, en muchos casos, son un desahogo muy importante”, concluye Barba.

Sonia Bascuñana es una de las seis trabajadoras del Plan de Empleo 2018, financiado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación de Ciudad Real, el Instituto Municipal de Promoción Económica, Formación y Empleo (IMPEFE) y cofinanciado por el Fondo Social Europeo, que está en el proyecto “Mantenimiento y mejora de instalaciones deportivas municipales y a poyo a las actividades deportivas del Patronato Municipal de Deportes”. Ha trabajado 20 años de administrativa, pero cuando se quedó en paro se formó como Directora y Monitora de Actividades de Ocio y Tiempo Libre, aunque su experiencia ha sido poca en el sector. “He sido entrenadora deportiva, voluntaria en una asociación que trabaja con niños y también soy madre, condición que creo que me ha dado bastantes herramientas a la hora de tratar con los más pequeños”.

A sus 48 años, Sonia asegura que la edad es un hándicap a la hora de encontrar trabajo porque “la gente joven viene pisando muy fuerte”. “Por eso para mí esta es una gran oportunidad para volver al mercado laboral y poder darme a conocer en este mundillo. También estoy disfrutando porque estar con los niños es enormemente gratificante, me encanta. No es solo que el trabajo me hace sentir útil, es que además ellos me dan mucha vida”, añade.

El último trabajo de José Miguel Mena Molina, de 40 años, fue un taller de empleo de albañilería. Ahora llevaba un año y medio desempleado y ya empezaba a estar bastante nervioso. “Estaba cobrando la ayuda, pero tengo familia y es poco, necesitaba trabajar”, explica. En uno de sus periodos de desempleo cursó el certificado de profesionalidad de Dirección y Coordinación de Actividades de Ocio y Tiempo Libre y gracias a esa formación pudo optar a la categoría de monitores en este Plan de Empleo.

“La primera semana estuve con los niños, que es algo que me gusta mucho. Ahora estoy haciendo trabajo en las oficinas durante unos días porque todas las actividades del patronato conllevan un trabajo administrativo importante. Creo que en estos seis meses me va a dar tiempo a tocar muchas cosas y eso está muy bien”, explica José Miguel, al tiempo que reconoce lo deprisa que se pasa el tiempo cuando se está a gusto: “Ya se nos ha pasado un mes, tan rápido…y si lo pienso me da mucha pena porque estoy aquí genial”.

El trabajo de Mercedes Honrado, de 25 años, es diferente a la vez que tremendamente necesario en un lugar como el Patronato Municipal de Deportes. Ella es ATS y ha trabajado siempre en el hospital, hasta que se quedó en paro hace unos meses y decidió solicitar el Plan de Empleo en su categoría: “Esto es totalmente diferente al trabajo del hospital, es un cambio grande. Allí hay mucho más ajetreo y más gravedad en los casos que atiendes. Pero esto es también una forma de enfermería, muy necesaria. Estoy contenta porque aquí puedo aprender otras cosas, además de demostrar con mi presencia que la enfermería puede estar en muchos sitios en los que a día de hoy no se ve”.

Estos días Mercedes está acompañando a los chavales durante las actividades, disponible para todo lo que se necesite si sucede algún pequeño accidente, primero en los campus deportivos de verano, después, estas semanas, en el Diververano. “Hasta ahora he atendido cosas muy leves y espero que así siga siendo, lo normal cuando se practica deporte: heridas, chichones o raspones, caídas, lesiones pequeñas como torceduras… “, dice.

Los chavales están en buenas manos. Y esas “manos” se muestran satisfechas. Tener un buen ambiente en el trabajo y motivación es importante para cualquier persona. Los trabajadores del Plan del Empleo en el Patronato Municipal de Deportes dicen que así está siendo y afrontan cada nuevo día de actividad con ganas de dar lo mejor de sí mismos.