El futbolista del Deportivo Alavés, Rubén Sobrino, inauguraba este lunes el segundo campus de fútbol que lleva su nombre en Daimiel. Una iniciativa en la que el joven ha vuelto a recibir el cariño de 75 jóvenes con muchas ganas de aprender y disfrutar al lado de uno de sus ídolos en el fútbol. “Los niños están muy ilusionados con que esté aquí y entrene con ellos, además, me comparan con Cristiano o Messi y es eso es muy gratificante y un orgullo para alguien que se ha formado en las escuelas deportivas daimieleñas”.

Durante esta semana, el objetivo no es sólo disfrutar del mejor fútbol sino intentad que estos jóvenes aprendan otros valores implícitos como el juego limpio, que sigan formándose académicamente y, sobre todo, recalcó el jugador, “que sean buenas personas como me han inculcado a mí siempre”. Entre tanto, los más pequeños no han parado de hacerle diferentes preguntas con la inocencia típica de estas edades, tal y como ha reconocido el futbolista entre risas.

La agenda de este primer día de campus ha consistido en un entrenamiento tanto en el campo de fútbol Nuestra Señora del Carmen como en el Estadio Municipal, un pequeño almuerzo saludable y después, los pequeños han partido hasta el Pabellón Ferial para asistir a dos charlas divididos en dos grupos.

Los más mayores han asistido a un taller de primeros auxilios enfocado a la práctica deportiva del fútbol y a las posibles lesiones que acarrea este deporte. En ella les han enseñado técnicas de reanimación cardiopulmonar o cómo inmovilizar un brazo tras un duro golpe. Mientras, en la sala de espectáculos, uno de los monitores del campus, José Carlos Díaz, les ha hablado y preguntado sobre algunos valores destacados en la práctica del fútbol, en la que ha explicado la importancia del fair play.

En este sentido, Sobrino ha recordado una anécdota reciente en la que, según ha narrado a los niños, tuvo un golpe con un compañero de equipo y hubo momentos de tensión que rápidamente terminaron con un abrazo entre ambos.

En cuanto al calendario del campus, el delantero ha explicado que todos los días se practicará fútbol junto con otras actividades formativas, además de una visita al Wanda Metropolitano el próximo jueves o una quedada para ver a España en el Mundial la tarde del lunes.

Por último, el jugador del Alavés ha valorado la última temporada del conjunto vitoriano, en la han sabido reponerse de un desfavorable inicio para concluir en la mitad de la tabla, “algo meritorio para nosotros -aseguraba Sobrino- ya que teníamos muchas opciones de descender a Segunda”.

Así ha transcurrido este primer día de campus en el que los participantes también han disfrutado de un remojón en el Complejo Municipal de Piscinas, donde la ilusión ha sido la nota predominante.