Las avispas asiáticas son una amenaza para la salud de las personas, pero también para el medio ambiente, ya que se alimentan de abejas y reducen el número de esta especie, generando un gran daño al ecosistema natural, la apicultura y la agricultura. La especie no es más letal que otros véspidos, pero al tener mayor veneno, sus reacciones en las personas pueden ser más peligrosas.

Rentokil Initial: la amenaza letal para el ecosistema de las avispas asiáticas 1

Para evitar sus picaduras, Rentokil Initial aconseja, entre otras medidas, inspeccionar las casas, cerrar puertas y ventanas, mantener la calma, no realizar movimientos bruscos y evitar colores y olores fuertes.

- patrocinador -

Parafraseando un refrán de los más típicos del país, la primavera altera algo más que la sangre, y es que, con la llegada del buen tiempo y el incremento de las temperaturas, muchas plagas de insectos encuentran en esta estación del año las condiciones óptimas y cálidas para su habitación y reproducción.

Al igual que la época de invierno y otoño es la más propicia para la aparición de pulgas y roedores, la primavera y el verano se caracterizan por la aparición de insectos que pican, como los véspidos, y en concreto, una de las especies más letales por las consecuencias que provocan, no solo para la salud de las personas que sufren sus picaduras, sino también para el medio ambiente: la avispa asiática.

Especie invasora

Esta especie invasora, cuyos avisperos pueden llegar a contener hasta 16.000 ejemplares, tiene su origen en China, pero actualmente se están expandiendo de forma veloz por el país. En España se detectaron por primera vez en 2010, introduciéndose desde Francia hasta el País Vasco y Navarra. Es más frecuente encontrarla en la cornisa cantábrica, pero la multinacional especializada en control de plagas e higiene ambiental Rentokil Initial estima que para finales de la década se podría instalar en todo el país.

Además, la vespa velutina o avispa asesina, no tiene depredadores naturales en España y suele alimentarse de abejas en sus fases tempranas de crecimiento, lo que conlleva dos consecuencias directas: por un lado, la notable reducción en el número de abejas y, por otro lado, el gran daño que esto, a su vez, le causa al ecosistema natural, la apicultura y la agricultura.

Especie asesina: consecuencias de sus picaduras

La avispa asiática suele presentar un tamaño de hasta 3,5 centímetros de largo, en el caso de las reinas, y 2,5 centímetros en las obreras, lo que hace que produzca más veneno y que la reacción a su picadura sea más dolorosa y peligrosa. Otra de las diferencias con la avispa común es que su tórax es de color negro o marrón, excepto el cuarto segmento abdominal, que se muestra de color amarillento, y sus patas son oscuras con terminaciones amarillas.

Las picaduras de avispas asiáticas se producen a modo de defensa, cuando éstas se sienten amenazadas o ven que sus avisperos están expuestos, pero no por ello son menos peligrosas. Las personas que sufren este ataque experimentan dolores muy intensos y, en caso de alergia, pueden llegar a tener un desenlace fatal, provocando un shock anafiláctico o la muerte.

Consejos para evitar los ataques

Desde su perspectiva, los insectos, y por tanto, las avispas velutinas, nos ven como Goliat; nuestros movimientos bruscos pueden asustarlas y llevarlas a que utilicen su aguijón para defenderse, por lo que lo primero que recomiendan desde Rentokil Initial es mantener la calma y permanecer quietos hasta que se alejen. Otro consejo es evitar los olores dulces y fuertes, y la ropa de colores llamativos, ya que son muy atrayentes para estas especies. Además, los expertos recalcan la importancia de una buena higiene, tanto en las personas como en los recintos en los que se esté, que deben estar libres de restos de comida y bebida.

A pesar de que no existe ninguna forma para evitar que las avispas se cuelen a los espacios cerrados, sí que se pueden adoptar medidas en esta época del año para que no consigan entrar en cada uno de nuestros hogares. Por eso, Rentokil Initial recuerda las medidas esenciales para frenar la reproducción de las avispas asiáticas:

• Inspeccionar la casa en busca de avisperos. Normalmente suelen construirlos en las copas de los árboles, pero puedes encontrar avisperos primarios en aleros, cornisas o en el garaje.
• Usar cubos de basura con tapa.
• Mantener las puertas y ventanas cerradas. Usar mallas antimosquitos si se quieren tener abiertas.
• Conservar la distancia frente a los avisperos (3-5 metros). Manter alejados a niños y personas mayores de la zona.
• Mantener la calma. Moverse lentamente es una de las principales recomendaciones en caso de estar rodeado por avispas.
• No gritar o agitar los brazos. En vez de espantarlas, los movimientos bruscos vuelven a las avispas más agresivas.
• Evitar colores y olores fuertes. Limitar el uso de colonias o perfumes cuando se está al aire libre.
• Acudir a profesionales. Sea cual sea el tipo de avispa, los expertos de Rentokil recomiendan no tomar medidas por cuenta propia y acudir a los profesionales cuando la situación en el hogar o en el negocio así lo requiera.

Cómo reaccionar ante una picadura

En caso de no haber podido evitar la picadura, Rentokil Initial aconseja lavar la zona con agua abundante y aplicar frío, por ejemplo, a través de hielo envuelto en plástico o un trapo. Si se experimenta mucho picor o dolor, se puede ingerir un antihistamínico o analgésico, respectivamente, para disminuir la reacción, aunque lo más recomendable es acudir directamente a un centro de atención para que evaluasen la picadura.

Tratamientos contra las avispas

Para eliminar esta plaga, los profesionales cualificados de Rentokil Initial proponen llevar adelante métodos preventivos, como las revisiones de los espacios, así como acciones reactivas, entre las que destacan las trampas para las avispas, usándose como refuerzo a los tratamientos de destrucción de los avisperos.

- todos contra el coronavirus -