El Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Atención Integrada de Alcázar de San Juan, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha batido en 2018 su récord quirúrgico en cirugía ambulatoria al haber alcanzado la cifra de 4.800 intervenciones realizadas durante un año, un proceso quirúrgico que reporta grandes beneficios para los pacientes, ya que no requiere de ingreso hospitalario y permite la incorporación a la vida normal de forma rápida y segura.

Los cerca de 5.000 procesos ambulatorios, realizados en los últimos doce meses, fueron realizados en los hospitales Mancha Centro y de Tomelloso. Nunca antes se había logrado una cifra tan alta en ese intervalo de tiempo. El anterior récord se logró en 2017 con 4.212 intervenciones, casi 1.000 procesos quirúrgicos más que el año anterior.

De hecho, ha subrayado el jefe del Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Alcázar de San Juan, Fernando González del Valle, desde que el Hospital Mancha Centro comenzara hace ahora 21 años con el programa de cirugía ambulante los resultados han ido mejorando cada ejercicio, a excepción del periodo comprendido entre 2011 y 2014.

“Durante esa legislatura hubo dos años en los que se rompió la tendencia histórica de crecimiento. Fueron los años de los recortes y eso se tradujo, entre otras muchas cosas, que pasamos de las 2.625 cirugías ambulatorias realizadas en 2011 a las 1.883 que se hicieron en 2012”, ha dicho el doctor González del Valle.

No obstante, González del Valle destacó que desde 1998, año en que empezó a computar este tipo de intervenciones, el Servicio de Oftalmología de Alcázar de San Juan ha realizado más de 45.000 cirugías ambulatorias.

Se cumplen ahora 21 años desde la realización de la primera facoemulsificación bajo anestesia tópica de Castilla-La Mancha, en agosto de 1998, cirugía realizada precisamente por el doctor González del Valle, lo que evidencia la enorme contribución aportada por los oftalmólogos del Área Integrada de Alcázar de San Juan por favorecer la ambulatorización quirúrgica.

Desde entonces, las cirugías de cataratas, cirugías de glaucoma, procedimientos corneales, estrabismos, obstrucciones de vías lagrimales y vitrectomías, por citar algunos ejemplos, son algunas de las especialidades quirúrgicas que se han ido incorporando a los procedimientos de cirugía mayor ambulatoria (CMA). De este modo, se ha conseguido dejar camas libres en los hospitales que han ido destinadas a otros procesos médicos y quirúrgicos.

Tal y como ha explicado el jefe del Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Alcázar de San Juan, este tipo de intervenciones son cada vez más frecuentes y, “en contra de lo que mucha gente  pueda pensar, los procesos quirúrgicos ambulatorios se pueden hacer en cirugías muy complejas técnicamente”.

“El aumento de la esperanza de vida ha supuesto que cada vez sean más pacientes los que requieran corregir algún problema con una intervención oftalmológica”, subraya el doctor González del Valle quien recuerda también que “no hace tanto” resultaba poco frecuente operar a personas que hubieran superado los 80 años de edad.

A su vez, el doctor González del Valle aprovechó para agradecer a los profesionales de los servicios de Anestesiología de Alcázar y Tomelloso la “encomiable labor que han realizado” para alcanzar este logro y, en particular, a sus responsables: Ana María Valero Lite, en Tomelloso, y Pedro Cuesta Santos, en Alcázar de San Juan. “También ha sido fundamental contar con el compromiso y el buen hacer del personal de Admisión de los dos centros hospitalarios”, ha recalcado.

Calidad en la atención sanitaria

Las CMA son intervenciones que se realizan en quirófano y que no requieren el ingreso del paciente ni antes ni después de la cirugía. Los cuidados que antes se realizaban en los centros sanitarios ahora se llevan a cabo en el domicilio del paciente, una vez que el personal sanitario ha valorado que existen las condiciones idóneas para el alta. Durante los días posteriores a la cirugía, se realiza un seguimiento del proceso y se explora al paciente en consultas hasta que exista una completa recuperación.

Alcanzar esta cifra supone para el doctor González del Valle la evidencia de cada vez se tratan más patologías por este procedimiento, algo que “repercute positivamente en la calidad de la atención sanitaria” que perciben los usuarios, al mismo tiempo que “se ahorran recursos del sistema sanitario público y se intenta minimizar en la media de lo posible la demora en la espera de los pacientes”.

Los reconocimientos y premios, muchos de ellos internacionales, con los que es galardonado continuamente este Servicio es, en opinión del jefe de Oftalmología del Hospital Mancha Centro, un éxito comparable al de alcanzar la cifra de 4.800 cirugías ambulantes en un año. Un récord, que demuestra el compromiso de este equipo con el sistema público, y del que el doctor Del Valle hace partícipe a todos los facultativos y personal de Enfermería del Servicio de Oftalmología, tanto del área de consultas como de quirófano, ayudados por los Servicios de Anestesia y Admisión.