Reapertura de la carretera CM-5150 en Corchuela tras la normalización del cauce del arroyo Alcañizo

La CM-5150 en Corchuela (Toledo) vuelve a estar abierta al tráfico tras el desbordamiento del arroyo Alcañizo

La CM-5150, ubicada a la altura de Corchuela, una pedanía perteneciente a la localidad toledana de Oropesa, ha sido reabierta al tráfico después de haber sido cerrada debido al desbordamiento del arroyo Alcañizo, confirmaron fuentes de mantenimiento de carreteras. A pesar del caudaloso desborde, no se han reportado víctimas.

El alcalde de Oropesa, Rubén Zapardiel, en una entrevista con Europa Press, compartió una panorámica de la situación causada por las continuas lluvias en la localidad. Según Zapardiel, las precipitaciones no dieron tregua en toda la mañana, ocasionando derrumbes de algunos muros y obligando a las autoridades a cerrar varios caminos y tomar medidas de precaución para reforzar áreas propensas al riesgo, especialmente para aquellos que transitan en vehículos o a pie.

Este aguacero ha impactado considerablemente a la parte baja de Oropesa como es el caso de la estación, descrita por el alcalde como “completamente anegada de agua” y señalada como el punto más bajo de la localidad. Además, la ermita de Peñitas ha sufrido el colapso de un muro y en el mismo parque de esta área, se ha reportado el desbordamiento del estanque.

El máximo representante municipal afirmó estar en comunicación con el Gobierno de Castilla-La Mancha y manifestó su intención de buscar apoyo financiero una vez que el agua se retire y puedan evaluarse los daños. Zapardiel reconoció que los recursos municipales son “bastante limitados” y que por ende buscan apoyo institucional para abordar la reconstrucción y reparación necesaria tras estos eventos climáticos.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×