El Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha registrado esta semana una donación de órganos multiorgánica y dos trasplantes renales, reanudándose de esta manera el programa que durante estos meses se ha visto interrumpido por la situación de emergencia sanitaria por el coronavirus.

La coordinadora médica de Trasplantes del Hospital de Toledo, la doctora María Luisa Rodríguez, ha explicado que se ha cumplido con todos los protocolos de seguridad establecidos por la ONT para asegurar su viabilidad. Por ello, para llevar a cabo el programa de donación y trasplante con total garantía de seguridad primeramente se ha confirmado la negatividad del donante y de los receptores para coronavirus.

Los dos trasplantes renales se han llevado a cabo en dos mujeres, que se encontraban en lista de espera y en tratamiento de hemodiálisis desde hacía varios años.

En el proceso de donación se ha contado con la colaboración de diferentes equipos quirúrgicos, algunos venidos de otros centros sanitarios, con la consiguiente complejidad organizativa dada la situación de pandemia actual.

Todos los trasplantes han sido posibles gracias a la labor y esfuerzo de un equipo multidisciplinar formado por intensivistas, nefrólogos, urólogos, anestesiólogos, patólogos, microbiólogos, enfermeras, técnicos, auxiliares de Enfermería, celadores y servicio de Admisión que, junto a los coordinadores de trasplantes, participan tanto en la extracción de órganos como en la implantación del órgano. Sin olvidar a todo el personal de las unidades donde se encuentran hospitalizados tanto los donantes como los trasplantados.

La doctora Rodríguez ha recordado que estos programas y sus resultados no serían posibles sin la generosidad y solidaridad de los familiares que en los momentos más duros del fallecimiento de un familiar decide dar vida a otra persona que lo necesita.

Datos de donaciones de órganos

Con la donación de órganos registrada esta semana, la Coordinación de Trasplantes del Complejo Hospitalario de Universitario de Toledo tiene contabilizados este año un total de 12 donaciones y 8 trasplantes renales. El pasado año el centro registró un total de 33 donaciones y 60 injertos renales.

Castilla-La Mancha registró el pasado año un incremento del 44 por ciento en el número de donaciones de órganos respecto a 2018 siendo una de las comunidades autónomas donde más creció la donación de órganos durante el último ejercicio, en concreto, la segunda, después de Aragón, al pasar de 59 donantes de órganos y tejidos en 2018 a 85 en 2019.

Según estos datos, el pasado año un total de 231 pacientes de Castilla-La Mancha fueron trasplantados gracias a la generosidad de los donantes.

Además, los dos hospitales acreditados para llevar a cabo el programa de trasplante renal, el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y el Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, contabilizaron un total de 120 injertos renales.