¿Cómo actuar cuando la nieve y las heladas llegan de repente? Con la borrasca Filomena gran parte del país se ha cubierto con un manto blanco que no se había visto desde hace décadas. Este paisaje invernal no puede ser más evocador y bonito, pero también provoca muchos problemas fuera y dentro de la casa. Te damos algunos consejos para disfrutar de la nieve evitando consecuencias no deseadas.

Nieve y heladas, usa bien calefacción y electricidad

Estar caliente en casa es lo ideal cuando hay nieve y heladas fuera, pero hay que procurar no forzar los sistemas energéticos de la casa, para que funcionen correctamente y que las facturas no se disparen de manera exagerada, evitando despilfarrar en calefacción.

1. Cuando se tienen estufas de leña, carbón o gas y braseros, hay que tener la precaución de abrir de vez en cuando la ventana con el fin que la habitación esté bien ventilada y se evite respirar gases y humos.

2. No sobrecargues las líneas eléctricas. Desconecta los aparatos eléctricos que no sean necesarios.

protégete y actua así para mantener tu casa fuera de los efectos de la borrasca 33. En el interior de tu hogar, aumenta el confort tapando posibles fugas de calor en ventanas (con burletes), y bajo puertas y viste ropa abrigada aunque estés en casa. Las mantas de sofá, los saquitos de semillas que se calientan en el micro, las bolsas de agua caliente y las bebidas calientes son las mejores aliadas contra la nieve y heladas y para mantener una buena temperatura, sin poner al máximo el termostato de tu calefacción.

Cuidado con las tuberías: KO a nieve y heladas

nieve y heladas

El frío extremo y sobre todo el hielo puede provocar que las tuberías al exterior se congelen… y terminen estallando. Para evitar males mayores por nieve y heladas, lo adecuado es aislarlas con protectores de espuma, lana de fibra de vidrio, recubierto a su vez por una tela gruesa o una lámina de plástico o goma. Si se reside en zonas aisladas o fuera del núcleo urbano, deja un hilo de agua constante en los grifos y esto evitará la congelación. Cuando ya se han congelado, prueba a descongelarlas siguiendo estos pasos:

1. Determina en qué tramos se ha formado hielo. Abre los grifos uno por uno, y si no sale agua, ahí habrá un tapón.

2. Aplica calor local con un secador de pelo (a una distancia prudencial) o empapa un trapo en agua caliente y luego apóyalo sobre la tubería. Si se detectara alguna grieta, cierra la llave de paso y envuelve la tubería en un trapo con el fin de minimizar las pérdidas.

En cuanto a las calderas, las más modernas van provistas de un termostato de protección contra heladas. Este se conecta automáticamente cuando hay una fuerte bajada de temperaturas. Comprueba que funciona de manera adecuada.

Evita acumulaciones de nieve en tejados y aleros

nieve y heladas

El peso excesivo de la nieve depositada sobre techos de viviendas, aleros o unidades externas de aire acondicionado deben retirarse cuanto antes. No solo por los posibles riesgos de desprendimientos, sino porque si la nieve se convierte en hielo, será mucho más difícil hacerlo después. O si se descongela formando grandes charcos de  agua, se podrían generar humedades o dañar irreversibles en los sistemas eléctricos.

En el jardín y en la terraza

nieve y heladas

Para evitar los patinazos, resbalones y caídas, es fundamental retirar nieve y hielo con una pala en la entrada de la casa y despejar un camino de acceso de forma permanente, limpiándolo continuamente. La sal gorda sigue siendo la mejor solución, espárcela con generosidad, derrite el hielo y abre el paso. En cuanto a tus plantas, protégelas envolviéndolas en un plástico, mejor de los que llevan cápsulas de aire.

En el coche, extremar las precauciones

Lo más indicado es prevenir. Cuando el automóvil permanece en un aparcamiento techado pero no cerrado, la nieve y heladas pueden llevar provocar que el vehículo amanezca con un gruesa capa blanca o con un revestimiento de hielo.

Coloca un cartón grueso, plástico o manta entre el limpiaparabrisas trasero y la luna del vehículo. Delante, deja los limpiaparabrisas levantados. En el caso en que tu coche haya quedado estacionado en la calle y estén los cristales congelados, no uses agua caliente, ya que los cambios de temperatura puede reventarlos, ni acciones los limpiaparabrisas. Comprueba que el tubo de escape no está bloqueado, para que haya un buen intercambio de los gases, y arranca el motor, pon la calefacción y cuando empiece a actuar, quita la nieve con una herramienta que no arañe y con mucha paciencia…

La precaución y la previsión son infalibles a la hora de luchar contra la nieve y las heladas. Si sigues estas recomendaciones, el temporal se sobrellevará mucho mejor y sin riesgos añadidos.

Más en la Revista de Decoración de interiores y Hogar.