El Programa Escolar de Consumo de Frutas, Hortalizas y Leche y sus derivados se pondrá en marcha. Como cada año el Gobierno de Castilla-La Mancha llevará a los centros escolares esta iniciativa. Como parte de la estrategia para fomentar una educación alimentaria desde las edades más tempranas. El Consejo de Gobierno dio el visto bueno a la convocatoria de ayudas para el suministro de estos productos en centros de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial. Para el presente curso escolar 2019-2020.

Programa Escolar de Consumo de Frutas en Castilla-La Mancha

programa escolar de consumo de frutas hortalizas y leche y sus derivados en clm
Esta es una acción coordinada por las Consejerías de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural; Sanidad; y Educación, Cultura y Deportes. Y para ello el Gobierno regional dispondrá de 1.000.135 euros para el programa escolar  de frutas y hortalizas. Y otros 154.486 euros para el reparto de leche y productos lácteos. Estas cantidades financiadas el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) dentro del nuevo marco normativo nacional y comunitario.

Estimó la consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández, que de acuerdo a estas partidas presupuestarias y a los resultados del programa en el pasado curso escolar, “podremos llegar a distribuir frutas y hortalizas a 105.000 alumnos y alumnas pertenecientes a 630 centros escolares, y en el caso de la distribución de leche y productos lácteos a 49.500 chicos y chicas de 123 centros”.

Gobierno de Emiliano García-Page apoya la alimentación sana

Destacó además la consejera de Igualdad, el gran esfuerzo y la colaboración del Gobierno que preside Emiliano García-Page con las familias. En esa tarea conjunta de fomentar una alimentación sana que con este programa  escolar de Frutas, Hortalizas y Leche y sus derivados, beneficiará al 36 por ciento de todo el alumnado de la región.

Entre los compromisos que deberán adquirir los centros participantes están el de destinar las frutas y hortalizas o la leche y productos lácteos para su consumo en horario distinto al del comedor. Poner a disposición del proveedor autorizado un listado e intolerancias y alergias relacionados con los productos que se suministrarán.

Nombrar una persona del centro como coordinadora. Y conservar en condiciones higiénico-sanitarias adecuadas las raciones desde su recepción en el centro hasta su consumo por los escolares.

Este programa escolar se realiza desde el curso 2009-2010

Se trata de una iniciativa que se lleva a cabo en las aulas de Castilla-La Mancha desde el curso 2009-2010 con el objetivo de incrementar el consumo de estos productos entre la población infantil y que así desarrollen unos hábitos alimentarios adecuados.

Junto a ello, el programa de reparto de frutas, hortalizas y leche en las escuelas de toda la región se complementa con una serie de actividades de sensibilización, en las que por medio de juegos y talleres se forma a los niños y niñas en hábitos de nutrición saludables.

Más de 20.000 ayudas de comedor escolar

La portavoz ha entroncado esta medida con el compromiso de recuperación social a través de ayudas a las familias más desfavorecidas que se cifra en más de 20.000 ayudas de comedor –un 16 por ciento más que el curso pasado-, y la apertura de 16 nuevos comedores escolares que están dando servicio a un millar de alumnos y alumnas.

Prevenir la obesidad y el riesgo de enfermedades graves

Dentro de este sistema de trabajo transversal entre las distintas consejerías, Fernández también ha hecho mención a la labor que está desarrollando Sanidad en el marco del Plan de Salud 2019-2025, que incluye un apartado muy concreto con una estrategia de fomento de hábitos saludables y prevención de la obesidad infantil a través de políticas y acciones durante toda la legislatura que involucra a los ámbitos sanitarios, educativo, comunitario y empresarial.

Para concluir, Blanca Fernández ha incidido en la importancia de este Programa Escolar de Consumo de Frutas, Hortalizas y Leche, ya que “desempeña un papel fundamental en la reducción de los índices de obesidad y de los riesgos de enfermedades graves en la edad adulta, haciendo buena la frase de ‘prevenir es mejor que curar’”.