El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha expresado su agradecimiento a todas las asociaciones, colectivos y personas que, como ‘Mensajeros de la Paz’ y el padre Ángel, trabajan desde su labor social a favor de la igualdad y contra el egoísmo.

Durante la cena solidaria que la asociación celebró el sábado en Toledo, y donde también asistiró el presidente de ‘Mensajeros de la Paz’ en Castilla-La Mancha, Julio Zabaleta, García Page valoró el “optimismo” que “insuflan” las diferentes asociaciones frente a problemas que a diario sobrepasan a la gente y se ven siempre en los informativos.

García-Page mostró su admiración hacia las personas y entidades que, como el padre Ágel García fundador de ‘Mensajeros de la Paz’, se plantean “qué hacer en la vida” y a quienes se formulan dicha pregunta pensando en el resto de la sociedad.

“Estamos comprometidos en combatir el egoísmo” a través de sus múltiples manifestaciones –ya sea a título personal, de la sociedad o territorial–, ha recalcado el presidente de Castilla-La Mancha quien, al mismo tiempo, ha reflexionado sobre el origen y consecuencias de la crisis económica; situaciones de las que ha responsabilizado tanto a “los especuladores” que quisieron progresar “a costa del sufrimiento de la gente” como a aquellos que “quisieron coger atajos” para salir de ella rápidamente.

“El artículo catorce de la Constitución marca la vida”

Al hilo de estas palabras, el presidente regional ha lamentado la actitud de quienes, hoy en día, “enarbolan banderas de egoísmo” desde Cataluña a través de posturas políticas independentistas que ha calificado de “egoístas”.

El presidente regional también valoró el período democrático y constitucionalista como “cuarenta años de absoluta libertad” y rechazó cualquier “protesta u ofensa cultural idiomática” que justifique el independentismo catalán, “porque lo que hay en realidad es un intento de tener más o de tener privilegios”.

En este punto, ha defendido la Constitución Española de 1978 y, en concreto, ha subrayado su artículo 14 como aquel que mejor resume su espíritu de “solidaridad”; aquel, ha finalizado, “que marca la vida” y que define “por qué vivimos y para qué lo hacemos”.

La cena solidaria que ‘Mensajeros de la Paz’ ha celebrado este sábado en Toledo servirá para recaudar fondos para los proyectos solidarios que la asociación desarrolla en Castila-La Mancha, entre ellos, 13 residencias de mayores con un total de 380 plazas y 5.000 estancias temporales, además de un programa de apoyo específico a los residentes y profesionales de las viviendas de mayores.

Entre otros, ‘Mensajeros de la paz’ es responsable de gestionar tres hogares de menores en la región, del programa de acogimiento familiar en Albacete, un programa de apoyo psicológico y orientación vocacional en el centro regional de menores con medidas judiciales ‘Albaidel’, y de la gestión de un centro de familiares de pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.