El plazo para solicitar el segundo turno de Termalismo del Gobierno de Castilla-La Mancha sigue abierto y finalizará el 30 de abril. En 2019, se han convocado 7.000 plazas y en el primer turno, que finalizó el 4 de febrero, ya se han solicitado más de 2.000.

El programa de Termalismo es un servicio que favorece la promoción de la autonomía personal y la prevención de las situaciones de dependencia mediante una terapia natural, no agresiva y muy beneficiosa para las personas mayores.

Se desarrolla entre los meses de marzo a diciembre, con estancias de 5 días y 5 noches, en régimen de pensión completa y que comprenden desde las 12:00 horas del día de llegada hasta las 12:00 horas del día de salida.

Para poder participar en el programa la persona solicitante debe tener 65 años cumplidos, o ser pensionista del sistema de la Seguridad Social, por los conceptos de jubilación, invalidez, viudedad o de otras pensiones, únicamente cuando el beneficiario haya cumplido los 60 años de edad. Además, el solicitante debe estar empadronado en un municipio de Castilla-La Mancha y poder valerse por sí mismo para realizar actividades de la vida diaria, no padecer enfermedad contagiosa o trastornos mentales graves que puedan alterar la convivencia en los establecimientos y carecer de contraindicaciones para recibir tratamientos termales.

Los interesados pueden encontrar más información en la página web del Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de los Servicios Sociales de su localidad, en los Centros de Mayores o llamando al 012.

En nueve balnearios de la región

Este segundo turno se desarrolla en nueve balnearios de las cinco provincias de la región. En concreto, en la provincia de Albacete, en el balneario ‘Benito’ de Reolid; en el Balneario ‘La Esperanza’, de Salobre-Riopar; en el balneario ‘Tus’, de Yeste y en el balneario ‘Baños de la Concepción’ de Villatoya. Por su parte, en la provincia de Ciudad Real, será en el balneario ‘Cervantes’, de Santa Cruz de Mudela y en el balneario ‘Fuencaliente’, de Fuencaliente. En la provincia de Toledo, en los balnearios ‘Las Palmeras’ de Villafranca de los Caballeros y ‘El Robledillo’, de San Pablo de los Montes. Por último, en la provincia de Guadalajara, en el  Balneario ‘Carlos III’, de Trillo.

Estas actividades, además de permitir que la ciudadanía pueda disfrutar de los beneficios de las aguas termales, producen riqueza allí donde se encuentran los balnearios. Concretamente, los programas de Termalismo ayudan a mantener 600 empleos directos y 1.700 indirectos en las zonas rurales en las que se ubican los nueve balnearios de la región que participan en el programa.