Desde la puesta en marcha del Plan contra la Pobreza Energética del Gobierno regional en 2016, se ha evitado que un total de 583 familias vulnerables de la provincia de Toledo sufran cortes de suministro de gas o electricidad en sus hogares, habiéndose concedido un total de 4.570 ayudas económicas, con una cuantía cada una de ellas de 150 euros y pudiendo ser solicitadas dos veces al año.

El director provincial de Bienestar Social, Gregorio Gómez,detalló que respecto al año pasado, se pudo intervenir en un total de 233 hogares de la provincia, “evitando cortes en el suministro energético o facilitando su inmediata reposición, una vez producidos, debido a que estas familias no habían podido hacer frente al pago de una o varias facturas” y explicaba que estas ayudas “son medidas de apoyo para personas o familias que se encuentran en situación de pobreza severa, con especial atención a las que tienen menores a su cargo”.

El Plan regionalcontra la pobreza energética tiene cuatro vías de actuación que van desde ayudas económicas para el pago de recibos, a a ayudas para cofinanciar el 50 por ciento de la factura en suministros con bono social concedido a consumidores en riesgo severo de exclusión social, así como ayudas de ‘Emergencia Social’ y las medidas y gestiones que se han de llevar a cabo para la prevención de los cortes de suministros o facilitar su reposición.

En este sentido, Gregorio Gómez recordaba que el Gobierno regional también tiene suscritos convenios con las empresas suministradoras de energía, Iberdrola y Gas Natural Naturg, y que a las ayudas de la Junta de Comunidades “se suman otras medidas de apoyo del Gobierno de España y de las propias empresas suministradoras con el bono social”.

El Plan, para cuyo desarrollo el Gobierno regional cuenta con la colaboración de Cruz Roja, forma parte de la Estrategia contra la Pobreza y Desigualdad Social de Castilla-La Mancha (2017-2020), que para todo este periodo cuenta con un presupuesto de más de 1.000 millones de euros y abarca tres ejes de actuación, con medidas paliativas o de choque, medidas preventivas y medidas encaminadas a la sostenibilidad del sistema social.

De esta manera, incidía el director provincial, “junto a estas medidas concretas del Plan contra la Pobreza Energética, el Gobierno de Emiliano García-Page ha puesto en marcha otras actuaciones como la mejora del Ingreso Mínimo de Solidaridad, las ayudas de ‘Emergencia Social’, el incremento de las becas de comedor escolar o el desarrollo de planes de empleo que, junto con la recuperación socio-económica de nuestra región, están permitiendo reducir las situaciones de pobreza y de riesgo de exclusión social en el territorio de la provincia de Toledo y en Castilla-La Mancha”.