El Ayuntamiento de Miguelturra informa a la ciudadanía de que este verano no se abrirá al público la piscina municipal.

La decisión la ha tomado el equipo de Gobierno y ha contado con el apoyo de los grupos de la oposición, teniendo en cuenta las actuales circunstancias provocadas por la COVID-19 y con el objetivo de preservar la salud y anteponiendo la seguridad de los miguelturreños y miguelturreñas.

Para el Ayuntamiento, ha primado, en este caso, la prudencia, la responsabilidad y la precaución ante un posible rebrote o propagación de la enfermedad, pidiendo disculpas de antemano a toda la población por las posibles molestias e inconvenientes al haber optado por la alternativa de que las piscinas no se abran durante la temporada estival.

La piscina es uno de los servicios municipales más populares y concurridos, punto de encuentro de vecinos y vecinas de todas las edades y visitantes de distintos lugares. Precisamente, en estos momentos, se pueden convertir en potenciales focos de contagio, debiéndose extremar en ellas, por tanto, las medidas de higiene y seguridad.

Las estrictas medidas de seguridad determinadas tanto por el Gobierno de España como por la Junta de Comunidades (distanciamiento, higiene de manos y respiratoria, desinfección, reducción de aforo y limitación de uso de las instalaciones), entre otros, son difícilmente garantizables.

La exigencia del distanciamiento social impuesta, tanto en zona de baño y descanso, no solo comporta una importante disminución del aforo, sino, además, la prohibición de toda actividad recreativa en ambas zonas. Esta limitación, además, dificulta considerablemente el concepto de universalidad al que debe dar respuesta todo servicio público.

Estas duras condiciones, a la vez que necesarias, resultan esencialmente incompatibles con la naturaleza del propio servicio, dado que las piscinas recreativas, si por algo se caracterizan, es por su ambiente de juego, relajación y convivencia, haciendo técnicamente muy difícil garantizar el cumplimiento de las mismas.

Por ello, pese a lo doloroso de la decisión, en aras de proteger la salud de nuestros vecinos y vecinas como el bien más preciado, se ha entendido que la opción más responsable pasa porque dichas instalaciones permanezcan cerradas durante este verano.

El Ayuntamiento considera que debe ser corresponsable con el comportamiento ejemplar que han demostrado los vecinos y vecinas de Miguelturra durante todo el estado de alarma, resultando vital que no se den pasos atrás después de todo lo conseguido hasta ahora para evitar la propagación de la enfermedad.

Suspensión de Fiestas Patronales y de Peralvillo.

Asimismo, con el apoyo del resto de los grupos de la corporación, el equipo de Gobierno ha considerado que no se celebren las Fiestas Patronales de septiembre en honor de la Virgen de la Estrella.

Esta decisión se ha consultado con la Hermandad, quien ha manifestado estar también de acuerdo, añadiendo que, por su parte, sólo va llevar a cabo actos de culto en el interior de la ermita respetando todas las medidas de seguridad establecidas y que se comunicarán en su momento.

Tanto el Ayuntamiento como la Hermandad quieren mostrar así todo su respeto y consideración tanto a los fallecidos por la enfermedad de la COVID-19 como a sus familias.

También se suspenden las fiestas que se celebraban en la pedanía miguelturreña de Peralvillo en el mes de agosto, en honor de la Virgen Blanca teniendo por los mismos motivos expresados anteriormente.