A punto de empezar esta Navidad atípica pero muy especial, la startup tecnológica de energía verde Bulb, comparte 6 consejos para que disfrutes de estas vacaciones, mientras cuidas de ti, del planeta, y también, de tu bolsillo.

 Mejor justo y no que sobre

La Navidad es la época perfecta para relajarnos, disfrutar y dejar a un lado las rutinas. Y aunque dejarnos llevar sienta muy bien, es también un buen momento para aplicar el “Menos es más” y optar por unas fiestas más conscientes, que nos ayuden a ahorrar dinero y a cuidar del planeta.

Para reducir el gasto en el ticket de la compra, y en unas Navidades que serán en pequeño formato, un buen truco es guiarnos por una receta específica y olvidarnos de esos puñados extra al cocinar. Así evitamos pasar los días posteriores comiendo sobras y generar desperdicio de comida.

Con el objetivo de minimizar el impacto en el entorno, el mejor cambio es intentar evitar los alimentos y productos envueltos en plástico y optar por opciones a granel, especialmente en el caso de los alimentos frescos y los cereales. Los residuos orgánicos pueden servirnos, además, como abono para las plantas en casa o para cultivarlos de nuevo, como el hueso del aguacate.

Cocina local y verde

Este año hemos aprendido a disfrutar de lo conocido, y por suerte, nuestra tierra y gastronomía nos ofrece alimentos excelentes y deliciosos. Con el simple hecho de comprar productos de tu zona siempre que puedas, estarás disfrutando del mejor sabor, a la vez que apoyas a tus vecinos, reduces las emisiones y nutres a tu cuerpo con los alimentos que necesita.

El cambio más pequeño y con mayor impacto positivo que puedes hacer es incluir en tus menús opciones vegetarianas. Una semana sin consumir productos de origen animal supondría evitar las emisiones que se generan al conducir 100 km, se ahorraría un desperdicio de agua similar a tirar 500 veces de la cadena y se preservarían 40 m2 de bosque, según el estudio “Más allá de la carne” de ProVeg. Y si eres de los que todavía no concibe un plato principal sin carne, prueba a evitar la de vacuno o cordero, cuya producción es seis veces más nociva para el medioambiente que la del pollo o el cerdo.

Y cuando llegue el momento de cocinar, no te olvides de cubrir las ollas con tapas para conservar el calor, y hierve solo la cantidad de agua que realmente necesitas.

Reutilizar, el nuevo comprar

Si no tienes árbol de navidad, no lo compres, saca tu lado más creativo y reutiliza materiales en desuso en casa para crear tu propio árbol. Periódicos, libros viejos, CDs, corchos, botellas, palés, servilletas, alambres… En internet encontrarás miles de tutoriales para personalizar la decoración navideña con materiales reciclados.

Y para envolver los regalos, no es necesario comprar papel de envoltorio, usando revistas viejas, diarios, o incluso telas, puedes conseguir un resultado mucho más original y llamativo.

Deja atrás el ‘brilli-brilli’ y pásate a la iluminación eco

Aunque las Navidades son la época perfecta para el ‘brilli-brilli’, ha llegado la hora de decir no a la purpurina. Un producto tan efímero como dañino. ¿Sabías que la purpurina está hecha de micropartículas de plástico y metal que duran décadas, contaminan mares y perjudican a animales y plantas? ¡Adiós purpurina y anímate con otras opciones biodegradables y llenas de color!

Para la iluminación de casa, existe una amplia variedad de alternativas eco. Si introduces luces LED de bajo consumo y decoras el balcón con bombillas solares, te llevarás una alegría en la factura de diciembre.

Regala momentos

Si 2020 nos ha enseñado algo, es la importancia de vivir momentos y experiencias y de pasar tiempo de calidad con los nuestros. Esta Navidad tan poco común es la ocasión perfecta para regalar momentos y vivencias. Un vale para ir a comer al restaurante favorito, una estancia en un hotel, o un producto artesano son regalos que no fallan y que nos acercan. Además de evitar generar residuos y embalajes innecesarios, y limitar las emisiones de CO2 de las furgonetas de reparto, estarás apoyando a los negocios locales, que nos necesitan más que nunca.

Casa eco con energía verde

En Navidad, época de buenos propósitos, también puedes convertir tu casa en un espacio más eco. Con el simple hecho de pasarte a la energía renovable, estarás reduciendo tus emisiones de carbono y ahorrando en tu factura. Por ejemplo, un hogar español que utiliza la electricidad verde de Bulb reduce su huella de carbono en 906 kilos de CO2 al año de media, la misma cantidad que pueden absorber 314 árboles. Y de paso, verás cómo tus facturas se reducen hasta en 150 euros al año.

 

Cuando brindes este año, hazlo también por el planeta, sabiendo que tu casa funciona con energía 100% verde.